Ys VIII: Lacrimosa of Dana

Seguir
7.5

Notable

Con cierto retraso respecto a los usuarios japoneses ya contamos con Ys VIII: Lacrimosa of Dana, la octava entrega de la conocida franquicia JRPG que nos vuelve a poner en el papel de Adol con una aventura totalmente nueva. Una extraña isla y junto a la tripulación de Lombardia, deberán de encontrar la manera de escapar y huir de todos los peligros que en ella se encierran. Un sistema de combate conservador pero con algunos cambios y una historia profunda que dará una gran importancia a la historia y personajes.

Bienvenidos a la isla de Seiren

Ys VIII: Lacrimosa of Dana nos centra en el papel de personajes, Adol y Dogi, que se encuentran viajando en la embarcación de Lombardia. Este termina naufragando en la isla de Seiren tras ser atacada por una misteriosa criatura acuática. Adol y sus compañeros se encontrarán totalmente perdidos y deberán de dedicar todos sus esfuerzos en encontrar a los supervivientes de su embarcación y buscar habitantes en este lugar. Esto nos llevará a una de las nuevas vertientes del juego, pasando de la exploración a incluir gestión de recursos y construcción dentro de una mecánica innovadora.

Los combates permitirán unificar el poder de tres personajes.

La historia del título podríamos dividirla en dos partes, la primera de ellas es realmente prometedora, comienza con fuerza y atrapa al usuario desde el primer minuto. Conforme va progresando y los acontecimientos se desarrollan vemos que tiende a recaer en tópicos, los personajes pierden carisma y se transforman en avatares planos y llenos de clichés. No queremos decir que la historia sea mala, para nada, es interesante y aunque se desinfle en su segunda mitad nos permite disfrutar de un argumento notable.

La exploración seguirá siendo una parte importante y bebe de mecánicas del género metroidvania, donde deberemos de aprender una serie de habilidades para lograr acceder a lugares que primeramente no son accesibles, lo que obligará a investigar al milímetro, descubrir habilidades y revisitar lugares. Esto premia a los jugadores que dedican más tiempo a revisar cada detalle, obteniendo diversos objetos, encontrar tesoros y localizaciones ocultas. Esto lo hace diferente y al mismo tiempo nos otorga la no linealidad en la que suelen recaer muchos de estos juegos.

Los protagonistas disponen de habilidades únicas y variadas.

Un sistema de combate conservador

Como viene siendo habitual, el sistema de combate nos trae unas mecánicas en el que tener a tres personajes en liza para luchar. Dentro de nuestro equipo hay más personajes pero en el área de combate sólo podrá introducirse este número. Podemos dirigir cualquiera de ellos con tan sólo pulsar un botón, por lo que podremos elegir el que deseemos en el momento más adecuado. La inteligencia artificial de los compañeros es eficiente y realiza todos los comandos de manera acertada, curándose en los momentos adecuados y ayudando, que es lo importante. Conforme se vayan ganando batallas se irán sumando puntos de experiencia que darán la posibilidad de acceder a ataques más poderosos, combinaciones y ataques que produzcan efectos sobre el enemigo. Los puntos especiales que usan estos últimos se pueden ir recuperando conforme vayamos encajando y defendiéndonos de los ataques, por lo que realizarlos de nuevo no requerirá mucho tiempo.

Cada uno de los personajes tiene sus propios ataques, combinaciones, velocidad de momento y poder. Cada uno de ellos tiene tres tipos de ataque y dependiendo de cada uno de ellos producirá un efecto en el enemigo, por ejemplo dejarlo parado durante unos segundos. La única pega que podemos sacar al título es que los enfrentamientos no supondrán un gran reto de principio a fin, la curva de dificultad es muy reducida y no requerirá de entrenar durante horas para vencer a los jefes finales. Algo decepcionante dado que esta franquicia JRPG se caracterizaba siempre por tener una dificultad ajustada. Fuera de los combates también entra la nueva mecánica en la que defender a nuestra aldea de ataques que irán sucediéndose en distintos puntos de la aventura, además que gestionamos los recursos y creamos objetos. Esto también dará paso a los eventos de intercepción y supresión.

La exploración premiará a los jugadores con contenidos y zonas secretas.

Los eventos de intercepción nos desafían a hacer frente a oleadas de enemigos y defender nuestro territorio. Supresión reta a introducirse en combates estándar en los que habrá que introducirse dentro de las bases enemigas y destruir sus fortificaciones al mismo tiempo que acabamos con ellos. Estos son muy interesantes dadas las recompensas con las que premian. Los dos eventos son incluso más entretenidos que el combate de la historia ya que estos si que suponen un reto para el jugador, da mecánicas diferentes y un soplo de aire fresco a la franquicia. Crear objetos y gestionar recursos es otra de las novedades que encontramos, en algunos momentos se obliga a hacer uso de esto y puede que no guste a los jugadores ya que se integra metido con calzador. Recolectar lo necesario permite investigar de manera más profundos los escenarios por lo que se explotan todas sus posibilidades. Por último mencionar las misiones secundarias, cuenta con un gran número de ellas y dan puntos de vista diferentes de la historia, resultando entretenidas.

Escenarios repletos de secretos que descubrir

Técnicamente se ha optado por un estilo realista al mismo tiempo que se quiere acercar el colorismo y viveza de colores de la estética anime. No es un portento gráfico pero da unos escenarios de una gran extensión y plagados de detalles que descubrir. El haber optado por una jugabilidad metroidvania es más que interesante ya que nos permite descubrir hasta el más mínimo detalle de estos. No son repetitivos, todos ofrecen siempre algo diferente y no están para nada vacíos, error que suelen cometer los juegos de este género. Los personajes cuentan con una variedad de diseños muy grande, siendo totalmente diferentes los unos de los otros y otorgando siempre una gran personalidad. Las animaciones son realistas, cuentan con texturas bien integradas y unos fondos más que notables.

Enemigos y combates variados pero de una gran facilidad.

Su banda sonora es rica y variada, dándonos una serie de melodías que acompañan eficientemente a muchos de los lugares que visitamos como cuevas, mazmorras o ciudadelas. Estas son orquestadas en su mayoría pero también disponemos de otros armados con guitarras eléctricas y siendo muy cañeros y enérgicos. Como viene siendo habitual, el título cuenta con dos doblajes, al inglés y japonés, siendo mucho mejor este segundo.

Un JRPG notable y variado

Ys VIII: Lacrimosa of Dana es un JRPG completo y muy entretenido. Su historia no es nada del otro mundo y se desinfla en su segunda mitad pero estas carencias son suplidas con sus mecánicas totalmente novedosas, integrando innovaciones como la gestión de recursos, creación de objetos o la supervivencia de oleadas de enemigos. Una octava entrega que no debes perderte en tu PlayStation 4 y PS Vita.

Lo mejor:

  • Los dos variados tipos de eventos
  • La creación de objetos y gestión de recursos
  • Su mecánica metroidvania que fomenta la exploración

Lo peor:

  • Su historia se desinfla en la segunda mitad de juego
  • Dificultad reducida
  • Inteligencias artificiales enemigas poco trabajadas
7.5

Notable

Historia - 6
Jugabilidad - 8
Gráficos - 8
Sonido - 8
27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies