Super Mario Party

Seguir
8.1

Muy bueno

La saga Mario Party regresa y lo hace por la puerta grande, trayendo una entrega que no incorpora novedades de mucho peso, que no quiere innovar en el género sino que hace lo más importante: regresar a sus orígenes y al mismo tiempo dándonos la posibilidad de disfrutar partidas multijugador de una manera fácil. Y no es para menos que Super Mario Party haya sorprendido y para bien con tan poco, es justamente lo que muchos jugadores buscaban, que Nintendo volviera a las raíces de la franquicia y diera de lado las novedades que no terminaron de calar en su momento. Con algo tan sencillo cómo escoger lo que ha siempre ha funcionado bien, lo que mas ha gustado en los últimos años y una selección de buenos minijuegos nos llega la primera gran fiesta exclusiva para Nintendo Switch.

El juego de tablero llega a Nintendo Switch.

El retorno de la saga

Recordemos que la franquicia Mario Party dio comienzo a finales de los noventa con una primera entrega que sorprendió a muchos, viendo cómo el fontanero dejaba las plataformas de lado y se sumaba a los juegos de tablero. Fórmula que ha sido imitada por muchos pero que cuya esencia no se ha sabido captar, algo que Nintendo sí sabe explotar de forma eficiente. Con el paso de los años esta saga fue perdiendo fuelle debido a lo continuo de sus lanzamientos, volviéndose en algunos momentos repetitiva y sin cabida para sorpresas. El declive de esta pudo verse en Wii y Wii U, con experimentos que no terminaron de gustar al público y experiencias jugables que primaban más la cooperación que los enfrentamientos entre jugadores, algo que quitaba gracia al resultado final. Dos entregas en Nintendo 3DS, una nueva y la otra un recopilatorio, amenizaron la espera para la llegada de Super Mario Party, juego que contentará a muchos usuarios.

Argumentalmente se ha querido restar algo más de peso a la historia y permitiendo a los jugadores entrar de lleno a su partida. Pero eso sí, eso no resta que tengamos una pequeña trama como principal incentivo para unirnos a este sinfín de minijuegos y tableros. Esta no versa sobre enfrentamientos con el malvado Bowser o rescatar nuevamente a la princesa Peach que ha sido secuestrada ni mucho menos. En esta ocasión se celebrará un gran evento de juegos en el Reino Champiñón en el que se decidirá quién es el mejor jugando a diferentes pruebas y al que Mario y sus amigos se unirán. Por lo pronto, Toad y Toadette serán los jueces y maestros de ceremonias. Poco después veremos cómo Bowser y sus compañeros también querrán competir al mismo tiempo que Kamek se une cómo arbitro, dando imparcialidad y el pistoletazo de salida a Super Mario Party.

Los minijuegos aprovechan las capacidades técnicas de los Joy-Con.

Distintos usos del Joy-Con

Una vez explicado su argumento deberemos de coger uno de nuestros Joy-Con en posición horizontal. Este funcionará como mando y permitiendo gran cantidad de usos, ya sea de manera vertical, horizontal cómo un pad clásico de consola o con las características técnicas de movimiento que incorpora en su interior. Esto además proporciona una ventaja, la capacidad de jugar con dos jugadores con una única consola, haciendo que la diversión multijugador sea más sencilla que nunca. Por otra parte, el título sugiere que se utilice la correa de seguridad del Joy-Con, pero a diferencia de otras entregas no es totalmente indispensable. Los usos que nos propone Super Mario Party del Joy-Con son realmente alocados, agitándolo para hacer subir a nuestro personaje a través de una columna, como un mando para sacar a nuestros rivales de una zona concreta o apuntando con él y moverlo para realizar enfoque de una imagen. Son cientas las pruebas y usos, por lo que desde la primera partida veremos algo nuevo.

Cómo es habitual las partidas se desarrollarán en uno de los tableros que se introducen en el título. Cada uno de estos escenarios tiene sus propias reglas y hándicaps, por lo que la primera que los visitemos caeremos en gran parte de las trampas que esconden tras de sí. Estos quedan divididos por casillas que causan diferentes efectos, unas proporcionan monedas, otras las quitan, unas de color verde producen eventos en el tablero que varían sus normas de manera indefinida. A estas hay que sumar las “casillas cenizas”, capaces de cambiar el rumbo de una partida a través de una ruleta con pruebas que harán que el perdedor piedra monedas, las intercambie directamente con otro jugador y un largo etcétera. Otra de sus novedades reside en los dados que porta cada personaje, teniendo unas características únicas. Además de tener el básico de seis caras se tienen otros propios de estos, como por ejemplo el de Wario, que cuenta con más posibilidad de sacar el número seis pero al mismo tiempo poder perder monedad por tirada. Dos tipos de dados se dan cita y usarlos en situaciones concreta podrían ser claves para la victoria.

Únete junto a personajes para ganar la partida.

Aúna fuerzas o rebélate contra tus rivales

Como es habitual, al inicio de cada partida se tira el dado y a través de este se conocerá el orden de salida. Este realmente no tiene mucha importancia dado que el azar es uno de los grandes protagonistas. Si aparentemente queda desparejado el azar con el uso de los dados propios de un personaje Nintendo ha puesto remedio a esto introduciendo alianzas durante la partida. De esta manera, un jugador podría unir fuerzas con Mario, Luigi, Bowser o cualquier personaje de la plantilla, siempre y cuando no haya sido elegido por un usuario, y realizar tantas tiradas por turno como aliados tenga. Esto no sólo afecta a las partes de tablero sino que es un arma de doble filo dentro en algunos minijuegos, haciendo que superarlos sea más complicado dado que habrá que manejar a más protagonistas. ¿Cuál es el principal objetivo de la partida? Bien sencillo, atravesar el tablero para conseguir más estrellas que los rivales. Estas deben de comprarse a través de un precio reducido a diez monedas. Hay que llegar de cualquier forma y adquirirlas, ya sea teniendo más suerte con los dados o perjudicando a los rivales con un sinfín de tretas.

Mencionando este aspecto es difícil no recordar que el hacer la vida imposible al contrincante es un gran factor dentro de la diversión de Super Mario Party y que se había perdido en las anteriores entregas. Fastidiarlos, robarles monedas o incluso estrellas es algo muy divertido y que desgraciadamente restaba la obligada cooperación de los antiguos títulos. Ahora que esto está de vuelta tenemos un sistema en que en determinados momentos habrá que cooperar por conveniencia, por ejemplo en aquellos minijuegos que reúnan a parejas o tres contra uno para conseguir algunas monedas. Tenemos personajes distribuídos en el tablero que nos ayudarán a hacer todo tipo de tretas, como seleccionar a al azar a un rival y quitarle monedas o pagarles para que les roben una estrella. También tenemos distintos objetos para ayudarnos en situaciones concretas, como champiñones que sacarán dados con números altos, otros más bajos e incluso la ansiada tubería dorada que te transportará directamente a la posición de la estrella.

Sus modalidades de juego permiten jugar distintas clases de minijuegos.

Gran variedad de minijuegos

Pasamos ahora a otra gran parte importante del juego: los minijuegos. Estas pequeñas pruebas se encuentran divididas en tipos según la disposición de los jugadores, siendo todos contra todos, tres contra uno o dos contra dos. Dependiendo de ella tendrás que unir fuerza con tus rivales o competir en solitario. Estas hacen numerosos usos del Joy-Con, como mencionábamos anteriormente, ya sea sujetándolo en horizontal como un pad y en la que realizar todo tipo de acciones con el stick y los botones. El control con el giroscopio de este es otro de los grandes protagonistas, permitiendo originales pruebas. Los minijuegos por la parte que les toca son de una gran variedad, pruebas muy divertidad y que no sólo premiarán la capacidad de reflejos o habilidad, sino que optarán en ocasiones también por la concentración o la memoria. Una variopinta selección que hará las delicias de todo tipo de usuarios.

En cuanto a modalidades de juego Super Mario Party no se queda corto, teniendo diferentes estilos para momentos determinados. Uno de ellos es Mario Party a dobles y que quiere introducir de cierta forma lo ya visto en sus anteriores entregas. Dentro de este se proporciona una cuadricula en la que unirse por equipos y realizar todo tipo de tareas. Uniendo fuerzas con un amigo se deberá de conseguir un tesoro juntos, atravesar una serie de islas hasta llegar a una sandía gigante o hacerte con todo el oro de una mina. En segundo lugar se encuentra Torrente de Aventuras en el que nos trasladaremos a una jungla cooperando con hasta cuatro jugadores y en el que habrá que remar juntos para atravesar un río. Moviendo el Joy-Con y perfectamente sincronizados se debe de mover la pala para posteriormente impactar en globos y cooperar en minijuegos. Es realmente entretenido y ha sido una buena idea por parte de Nintendo el incluir esto como una opción más. Se ha sabido mejorar algo que muchos detestaron antiguamente, convirtiendo esta prueba de cooperación en algo realmente divertido.

Dos contra dos, en solitario o tres contra uno. Pruebas para todos los gustos.

A todo ritmo es otra de ellas, dando la nota musical a la experiencia de Super Mario Party. Esta es quizás una de las novedades más divertidas, subiendo a cuatro jugadores al escenario y realizar minijuegos de forma musical, algo muy parecido a lo que pudimos ver en su momento con Rythm Paradise. De esta forma, podremos batear una bola, levantar pancartas al ritmo o incluso galopar a caballo. Es realmente divertido y para partidas rápidas es una gran opción. Lo mejor de todo es que sus canciones son remixes de temas de la franquicia Super Mario, algo que hará las delicias de muchos. Por último mencionaremos la modalidad Minijuegos, en la que enfrentarse a estas pruebas en solitario o en compañía, eligiendo en juego libre para practicarlos, un Mariotlón en el que ser el mejor en cinco elegidos de manera aleatoria pero con el atractivo componente online contra otros jugadores. Por otro lado tenemos la Conquista de Cuadros, en el que conquistar territorios. A medida que se vaya jugando se desbloquean más modalidades, como el Desafío para un usuario o la Sala de recreo de Toad. En este punto tenemos algo muy interesante, la posibilidad de jugar modalidades con dos consolas a través de la unión de esta. Esto proporciona una original jugabilidad en la que dejar dos Nintendo Switch en una superficie plana y movernos a través de ambas.

Una gran nota de color

En lo que a su apartado gráfico respecta, Super Mario Party deja bien clara la esencia que quiere transmitir en Nintendo Switch, un estilo desenfadado, lleno de color y con un aspecto muy cuidado. Los diseños han sido revisados en esta ocasión, proporcionando unos colores algo cambiados en algunos de los personajes, introduciendo efectos de luces y sombras más que notables y unas animaciones bien trabajadas. Cada personaje tiene las suyas propias, reaccionando al término de cada minijuego con una pataleta por una derrota o celebrándole como él sabe. Los tableros son muy originales, no pecando de linealidad y al mismo tiempo ofrecen caminos secretos y multitud de elementos en los que fijarse.

Super Mario Party es el regreso a las raíces de la saga.

En cuanto al sonido cuenta con una notable banda sonora que incluye revisiones de temas muy conocidos de la saga Super Mario, otros totalmente nuevos y que ambientan a la perfección las modalidades, tableros y minijuegos. Se adaptan de manera eficiente a todas las situaciones, dando notas de locura en pruebas concretas y en otras primando por la paciencia y lo sosegado. Por último mencionar la presencia de todos los actores de doblaje oficiales de la franquicia con nuevas frases o expresiones.

El resurgir de Mario Party

Super Mario Party puede ser un regalo más que perfecto para estas navidades, convirtiéndose en un título muy entretenido y divertido que compartir en familia. Otorga una gran variedad de modalidades de juego y simpleza a la hora de jugar, únicamente utilizando un Joy-Con y embarcandote en la aventura. Se explotan muchas de las capacidades técnicas de los mandos al mismo tiempo que se integran muchas de las cosas buenas de la franquicia en un mismo juego, además de revisar otras que no gustaron tanto para reforzarlas. Totalmente recomendable para los aficionados de la franquicia y para aquellos que quieran compartirlo con la familia y amigos.0

Lo mejor:

  • Gran variedad de usos del Joy-Con
  • Multitud de divertidos minijuegos
  • La incorporación de nuevas modalidades

Lo peor:

  • Ausencia de algunos personajes
  • Sin dos Nintendo Switch no se disfruta de algunas modalidades
  • La imposibilidad de jugar la modalidad principal en línea
8.1

Muy bueno

Historia - 7
Jugabilidad - 8.75
Gráficos - 8.5
Sonido - 8
26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies