Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Shanky: The Vegan’s Nightmare

Seguir
5.1

Regular

El videojuego independiente no deja de sorprendernos de múltiples maneras. Ya sea trayendo experiencias únicas, diferentes y con mecánicas que no habíamos visto hasta la fecha. Por otro lado, estos títulos de un bajo presupuesto traen consigo la capacidad de que cualquier estudio de desarrollo pueda traernos sus ideas, proyectos y la opción de jugar cosas distintas. Por otro lado eso no garantiza un mínimo de calidad o que la idea pueda cuajar, por lo que embarcarse en aventuras indie puede ser un arma de doble filo para el estudio, editor e incluso el mismísimo usuario.

Artvision Games es la encargada de proporcionarnos el título en cuestión y en el que nos embarcaremos durante las siguientes líneas. Shanky: The Vegan’s Nightmare llegó hace pocos días a PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch, prometiendo una aventura de plataformas con unos controles distintos, algo imprecisos y todo esto envuelto sobre un marco irreverente y polémico. Este es el primer videojuego desarrollado por la compañía Artvision Games, trayendo un desarrollo sencillo, con una duración que no supera el par de horas y que podría no convencer a múltiples sectores de jugadores.

Una picadora de carne en busca de su hogar.

Una picadora de carne en busca de su hogar

Su historia nos pone en el papel de Shanky, una trituradora de carne que cumple sus funciones en el hogar de su dueño, destrozando y convirtiendo en carne picada a cualquier ser que se cruce por su camino. Todo era normal en sus funciones hasta el día en que su dueño conocerá a su pareja, quien pertenece a la comunidad vegana y que acostumbra a este personaje sin nombre a una vida en la que no consuma nada de procedencia animal. Esto cambiará mucho la rutina de Shanky, cuyas funciones quedan totalmente relegadas de este lugar y es tirada a la basura. Llega el turno de nuestra trituradora favorita para regresar a casa y tratar de convencer a su dueño para regresar al consumo de carne.

Este es el argumento de Shanky: The Vegan’s Nightmare, una historia que si bien roza lo irreverente y en muchos momentos lo absurdo, es el punto de partida de una aventura que no roza las dos horas de duración. La trama es transmitida mediante imágenes estáticas con dibujos sencillos y que muestran de una forma fugaz el transcurso de los hechos principales. Estas representaciones priman por la sencillez de sus trazados y del uso de un estilo cartoon, desenfadado y sobretodo colorista para llamar la atención del jugador.

Los combates con jefes finales son variados y entretenidos.

Combinación de géneros excesivamente extraña

Concretando más en el plano jugable entramos en una aventura de plataformas en dos dimensiones en las que habrá que llegar al final del escenario y sobrevivir a todos los peligros que nos aguardan dentro de los diferentes entornos. Todo esto parece idéntico a lo que encontraríamos en cualquier título del género pero contamos con un pequeño handicap, el uso de la carne que permite a Shanky elevarse por los escenarios. El protagonista incorpora una barra que desvela la carne que tiene en su interior y que puede picar, esta se irá derramando y le proporcionará la posibilidad de subir y crear pequeñas superficies para ascender. Esto podría haber sido explotado de manera eficiente pero no lo es, puesto que la caída de la carne es imprecisa y no nos eleva correctamente en muchos momentos.

Esta barra no es infinita y se debe de ir rellenando gracias a dos elementos muy importantes. El primero de ellos es la Meat-Cola, unos tarros de carne líquida que recargan un pequeño porcentaje. Por otro lado se introducen animales de todo tipo que pueden ser triturados, en estos casos tenemos ratas, mapaches, ardillas o pájaros que podemos destrozar solo con cruzarnos con ellos. Otros son algo más complejos de destrozar cómo aves con casco que únicamente pueden ser cazadas cuando estén de espaldasoó los erizos, que se cubrirán constantemente. Descubrir las mecánicas de todos estos será importante para no perder los cuatro golpes que tenemos. Una vez perdida la vida se nos llevará al inicio del nivel, penalizando gravemente al usuario al no incorporar checkpoints.

La experiencia es una mezcla sin sentido de diversos géneros.

Técnicamente excesivamente simplón

Las fases en dos dimensiones son exageradamente largas y el título obliga a completarlas de la forma más rápida posible dada la presencia de un cronómetro. Algunas son más sencillas que otras, pero lo que no termina de encajar es el batiburrillo de mecánicas que se introducen. Algunas son fases de plataformas meramente lineales, otras obligan a investigar y ascender a lugares otras, pero por otro lado se encuentran mecánicas parecidas a juegos de naves, por otro lado pequeñas carreras en línea recta y por otra luchas contra jefes finales. Este último punto es quizás el más entretenido, pasando a fases de plataformas bidimensionales con combates y mecánicas únicas.

Lo que respecta a lo técnico, cómo mencionábamos anteriormente el juego prima por su sencillez y optando por un estilo cartoon, colorista y desenfadado. La calidad del dibujo y las animaciones no son de lo más trabajado que hayamos visto en los últimos años, pero terminan cumpliendo su función de forma correcta. Los diseños y entornos son variados, aunque sin apenas elementos y quedando vacíos y carentes de sentido en muchos momentos. Su banda sonora continúa por los mismos derroteros, siendo algo sosa y con melodías que únicamente se limitan a acompañar.

La aventura llega íntegramente en inglés.

Con la comida no se juega

Shanky: The Vegan’s Nightmare es un juego independiente que en ocasiones roza lo absurdo y no cuenta con apenas sentido en muchos momentos. Es un batiburrillo de géneros que han sido mezclados con el fin de alargar una premisa de juego que cojea por muchas partes y que únicamente se ve alargada para la consecución de sus logros desbloqueables.

Review realizada con una copia digital del juego proporcionada por Artvision Games.

Lo mejor:

  • Fases y mecánicas entretenidas
  • El uso de la carne es original
  • Sus combates con jefes, lo mejor del título

Lo peor:

  • Los escenarios no disponen de checkpoints
  • Demasiado simplón técnicamente
  • No ofrece nada más allá de la aventura
5.1

Regular

Historia - 4.5
Jugabilidad - 5.5
Gráficos - 5
Sonido - 5.5
27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies