Runaway VR

Seguir
6.3

Bueno

El ya extinto Steam Greenlight era un puente hacia las pequeñas desarrolladoras que impulsó ideas innovadoras y muy avanzadas. Con el apoyo de la comunidad y una pequeña inversión podías realizar títulos de gran calado y que den gratas experiencias y llenas de ingenio. Si a eso le sumamos el buen uso de la realidad virtual nos da como resultado Runaway VR, título compatible con los dispositivos HTC Vive y Oculus Rift.

Una carrera hacia el infinito

Hoy nos centramos en Panoramik VR Games y su nuevo Runaway VR que se financió a través de esta plataforma y apareció en la tienda de Steam el pasado 4 de agosto y nos da un experiencia totalmente inmersiva. Suenan los tambores de guerra, te están persiguiendo y tus propias piernas son lo único que pueden hacer que huyas con vida. No sabes ni como ni por qué, pero estás en tres niveles: una jungla, un castillo y un desierto y tu objetivo es correr, huir lo más lejos posible sin tropezar ni caer al vacío. Una premisa tan sencilla como esta es en lo que se basa Runaway VR.

Haciendo uso de los mandos y de las gafas de realidad virtual, ya sea con las Oculus Rift o HTC Vive comienza la partida en la que encontramos una sencilla interfaz con la que podremos elegir entre tres niveles. Estos son tres temáticas diferentes pero que cuentan con muchas similitudes. Contamos con una jungla que incorpora escarpados puentes, estrechas zonas y muchos obstáculos como árboles. En segundo lugar encontramos un desierto que aparentemente debería estar más vacío pero no es así, este incorpora dunas interminables y pasajes de poco tamaño. Por último un castillo, en concreto este es el más rico en detalles y con un gran paisaje que disfrutar. Moviéndonos por los torreones y saltando por pasadizos es el más ameno de estos tres.

Tres niveles que nos trasladan a temáticas bien diferenciadas.

Corre, esquiva y salta con Runaway VR

Su mecánica de juego es muy sencilla, contamos con un título del género plataformas y totalmente arcade. Correr hacie delante y movernos con los sensores de movimiento de este dispositivo es el principal aliciente. Parece sencillo pero no lo es, ya que en un principio nuestro personaje irá caminando muy despacio pero a los breves segundos podremos comprobar como la velocidad irá aumentando radicalmente y tendremos que saltar, agacharnos, ladearnos y esquivar todos los objetos que vayan saliendo a nuestro paso. Si caemos de la zona o nos golpeamos concluye la partida y volveremos al menú principal.

El objetivo es aguantar el máximo tiempo posible y recolectar el máximo de monedas posibles. A más metros recorridos mejor será la suma que consigamos al final. Por el camino también encontraremos una serie de gemas verdes que cuantificarán en gran medida la puntuación. Estas dan muchos puntos pero se encuentran en zonas más complicadas de acceder, por lo que cogerlas será arriesgar nuestra partida en muchos momentos.

 

Recoger monedas y correr son tus únicos objetos

La utilidad de las monedas es simple, nos ayudarán a comprar lo que se conoce como “Boost”, objetos que pueden ayudarnos en momentos precisos como darnos vidas extra o defendernos de un golpe. Estas se intercambian por las monedas que vamos obteniendo en la partida y en ningún momento por dinero real, todo un acierto por parte de la desarrolladora y permitir al usuario progresar a su ritmo. Lo mismo ocurre con los niveles, en un primer momento solo disponemos de uno y desbloquearlos no será muy complicado.

Demasiado realista y agotador

La experiencia es realista y puede llegar a marear un poco si se realizan sesiones de más de media hora o cuarenta minutos. La combinación de velocidad, sumado a que debemos desplazarnos por la habitación en la que juguemos -aconsejamos un par de metros cuadrados para poder estar cómodos-, mover todo el cuerpo y saltar no sólo puede marear sino que resulta agotador. Otra pega viene en cuanto a la delimitación de las colisiones con los objetos o las caídas, estas son muy injustas y el simple hecho de casi rozar el borde del camino o rozar apenas un árbol u otro elemento que bloquee el paso llevará directamente a la línea de salida. Creemos que esto es algo que se debería de revisar y corregir en una próxima actualización.

Runaway VR cuenta con tablas de clasificaciones y esto lo hace muy rejugable. Estas muestran los metros que han sido recorridos por otros usuarios de la comunidad y superarlos un incentivo más para jugar. Eso sí y reiteramos, es mejor realizar sesiones cortas ya que es realmente agotador.

Las zonas de colisión están mal definidas

Técnicamente realista pero con pocos detalles

Gráficamente luce muy bien. La desarrolladora ha sabido optimizar a la perfección el juego moviéndose a 60FPS en equipos no muy potentes y dando una sensación de velocidad vertiginosa. Los escenarios son muy simples y no cuentan con grandes detalles pero está justificado ya que lo único en lo que debemos de centrarnos es en no caernos o tropezar con los elementos que salen a nuestros paso. Lo modelados son buenos pero quizás no cuentan con detalles muy avanzados, pero cuenta con la ventaja de que al ir a tanta velocidad ni nos daremos cuenta. El conjunto del juego es muy colorista y llama mucho la atención, sobretodo el tercer nivel que presenta un castillo espectacular.

El sonido es una mera anécdota, todos los temas son consistentes en melodías tribales que fusionan objetos de percusión y pequeñas orquestaciones. Pasan muy discretos y realmente acabaremos cansándonos e incluso obviándolos ya que todos son similares entre sí. El sonido de las monedas puede llegar a agotar dado que no es estridente pero si algo molesto y más cuando cogemos varias de golpe.

Entretenido y efímero

Runaway VR es un juego entretenido y no podemos pedir más a una entrega cuya premisa es totalmente arcade y consiste en correr el máximo de metros posibles. ¿Que podría mejorar varios aspectos? Sí. Las zonas de colisión con objetos o las que definen cuando nos caemos no son del todo exactas, pudiendo llegar a ser injustas. Es algo que Panoramik VR Games debería de trabajar algo más y corregir en futuras actualizaciones. Runaway VR cumple perfectamente su labor, que es la de entretener, pero no llegará mucho más lejos. Esperemos que en próximas actualizaciones se añadan más niveles e incluso modalidades de juego, sino estará abocado a engrosar la lista de juegos de Steam que no pasan de partidas de juego rápidas y sesiones efimeras. Eso sí, su precio de 8.99 euros y las horas de juego que ofrece están más que justificados.

Lo mejor:

  • Gran sensación de velocidad
  • Mecánica simple y rejugable
  • Gráficamente muy vistoso

Lo peor:

  • Pobre en cuanto a contenidos
  • Llega a marear y permite sesiones de juego cortas
  • Banda sonora poco trabajada y repetitiva
6.3

Bueno

Historia - 5
Jugabilidad - 6
Gráficos - 8
Sonido - 6
27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies