Rogue Legacy

Seguir
7.1

Notable

Uno de los videojuegos independientes más laureados en los últimos años ya se encuentra en Nintendo Switch, uno de los primeros juegos que experimentó con la tecnología procedimental y que se convirtió en un referente en la industria. Esto, además de sus guiños a las franquicias Ghosts’n Goblins y Castlevania proporcionaron un juego a los fanáticos que hoy en día es considerado de culto por muchos. Os hablamos de Rogue Legacy, que ya se encuentra disponible en la consola híbrida de Nintendo con una aventura de corte “metroidvania” en el que derrotar a multitud de enemigos, fases de plataformas y elementos de rol.

Un juego influenciado por clásicos del género como Castlevania.

Un gran indie que llega a Nintendo Switch

Siendo fiel al videojuego independiente, tenemos una aventura muy simple y con un guión que no tiene prácticamente peso con su historia, simplemente dar la excusa perfecta para sumergirnos en el título y empuñar nuestra espada. En esta encarnaremos a un caballero que procede de un largo linaje y que cada cierto tiempo deben de hacer frente a una serie de males de habitan en el castillo de Hamson, cuyas formas y estancias cambian con el paso de los años. ¿Os recuerda esta referencia al título de Konami? Erradicar todo ser viviente que nos topemos por nuestro paso es la principal excusa para sumergirnos en esta buena aventura cuya buena cantidad de horas nos hará pasar más de un buen rato.

Sus mecánicas de juego no sólo introducen lo mejor de los Castlevania modernos y su planteamiento metroidvania sino que introdujo una serie de elementos roguelike, que en el momento de su lanzamiento fueran una auténtica revolución. El perder la vida y quedarnos sin equipamiento hacen que la aventura sea más complicada, en el que haya que medir los pasos a cada momento y sobretodo saber definir bien a tu personaje. En este caso el personaje principal tiene varias clases que podemos ir definiendo a lo largo de nuestra aventura y que cuyas funciones se adaptan muy bien a cada estilo de jugador.

Instancias generadas aleatoriamente y cargadas de secretos.

Elementos roguelike y tecnología procedimental

Cómo viene siendo habitual tenemos la posibilidad de elegir entre las suficientes para otorgar una partida diferente dependiendo de cómo quieras jugar. Por ejemplo, existe un tipo de personaje cuya vitalidad es muy reducida y que se desplaza a gran velocidad, pero poco a poco se define cómo un ser muy poderoso y con una defensa eficiente. Por otro lado, a uno de ellos le beneficia caer en combate ya que esto aumentará su número de puntos de vitalidad y le hará crecer en la aventura, pero pagando el precio de perder todo lo que portaba hasta ese momento. Por otro lado tenemos a otros más robustos, con ataques físicos y cuerpo a cuerpo ó concluyendo con los típicos que atacan a largas distancias pero que no tienen los atributos defensivos adecuados.

La mecánica de juego nos ha recordado mucho a lo que ya aportó The Binding of Isaac en su momento, dándonos el principal desafío de llegar lo más lejos posible, recorrer todas las estancias para recolectar armamento, objetos defensivos y derrotar el máximo de enemigos. En total encontramos cuatro niveles diferentes en los cuales se esconde un jefe final. Cómo ya mencionábamos anteriormente, el título apuesta por la tecnología procedimental en el que a cada partida todo cambiará de manera aleatoria, proporcionando un videojuego independiente cada vez que juguemos. Es importante confirmar que el personaje tiene muerte permanente, lo que significa que si caemos en alguna batalla, se perderá todo el armamento y objetos que se tenían hasta el momento. Las estancias esconden un sinfín de secretos, cómo por ejemplo cofres en los que encontramos runas equipables.

Personaliza a tu personaje antes de regresar al castillo.

Múltiples trampas que esquivar

Los elementos de rol también están presente y si es cierto que la desarrolladora ha querido ser algo más permisivo después de la muerte de tu personaje ya que se reserva el dinero que hayamos recolectado para comprar o mejorar las estadísticas. Entre ellas encontramos la armadura que reforzará la defensa o los puntos de la salud física. También tenemos la posibilidad de mejorar algunas de las armas o equiparnos runas que introducen algunas habilidades pasivas. Algo que hace esta experiencia incluso más divertida es la figura de Caronte, quien espera a la puerta del castillo y que quitará todo el dinero recolectado hasta el momento, obligando en cierta medida a volver a recolectar y encontrar dineros y tesoros. A pesar de que el juego es prueba y error y volverá a generar un castillo diferente, sí que ascenderá la dificultad conforme ganemos más experiencia, haciendo que la tarea de completar el juego sea más difícil a medida que nuestro personaje es más poderoso.

Las instancias que se visitan no sólo esconden peligrosos enemigos cuya manera de desplazarse o atacar es diferente, sino que además tienen múltiples trampas como suelos con pinchos o caídas al vacío. Es divertido e incluso sacará alguna que otra carcajada caer más de una vez en lo mismo y aquí se introduce el concepto de prueba y error, aprendiendo de los fallos y memorizando las más típicas. En toda esta aventura, también se incluyen algunos objetivos secundarios que superar y que harán de esto algo más variado, cómo tener que dirigirnos a un punto concreto o simplemente derrotar a los enemigos que se encuentran en esa habitación.

Un gran indie llega a Nintendo Switch.

Técnicamente el juego prima por su sencillez, apostando por un estilo retro de 16 bits y el colorismo. Nos ha recordado mucho a esos conjuntos de píxeles y escenarios que lucían consolas cómo Nintendo en la época de los noventa, pero al mismo tiempo con tecnologías propias de nuestros años. El estilo de los personajes es desenfadado, apostando por el cartoon. La tecnología procedimental ofrece tener escenarios totalmente aleatorios y estos no se vuelven repetitivos en ningún momento, dándonos fases en las que desplazarnos de manera cómoda y otras en las que tendremos menos márgen de movimientos. Todas suponiendo un auténtico desafío en su justa medida. Cómo es lógico, un videojuego de este tipo ha apostado por melodías chiptune con unos ritmos más que pegadizos y que nos acompañarán de manera muy eficiente a lo largo de la aventura.

Un imprescindible del catálogo indie de Nintendo Switch

Rogue Legacy es uno de esos títulos de culto de la rama independiente de los videojuegos y es muy agradecido poder jugarlo en Nintendo Switch con lo que ello supone, poder llevarlo a cualquier lugar y disfrutar de esta fantástica aventura. Si eres un fanático de los roguelike y quieres disfrutar de un gran reto, Rogue Legacy es lo que buscas.

Lo mejor:

  • Buena combinación de rol y roguelike
  • Las estancias generadas aleatoriamente
  • La multitud de clases y equipamientos

Lo peor:

  • Su dificultad pueda echar atrás a algunos jugadores
  • La función de Caronte podría parecer injusta
  • Pocos objetivos secundarios
7.1

Notable

Historia - 6.5
Jugabilidad - 7.5
Gráficos - 7
Sonido - 7.25
26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies