Razer Wolverine Ultimate

Seguir

Desde hace muchos años contamos con la presencia de empresas third party que dedican su trabajo a traernos sus propias versiones de mandos para tus consolas favoritas así como incluir las mejoras que ellos creen oportunas. Algo que se encuentra en auge en la actualidad y que fusiona esta técnica es la del apoyo a aquellos jugadores que se encuentran inmersos en los eSports y que busquen la mejor calidad, la máxima precisión y al mismo tiempo tener el controlador lo máximo personalizado posible. Razer lo ha vuelto a conseguir con su Razer Wolverine Ultimate, destinado al competitivo y que hará las delicias de aquellos más exigentes.

Un mando destinado para los videojuegos de Xbox One y PC.

Un mando totalmente personalizable

No os vamos a engañar, el precio es más elevado que el de los hardware más convencionales para Xbox One y compatibles con PC, pero merece y mucho la pena. Razer ha creado un producto realmente bueno en todos sus ámbitos y que desde el primer minuto comprenderás que la compra colmará todas tus expectativas. De hecho, el Wolverine Ultimate busca competir con Xbox One Elite, cuyas características y especificaciones son muy parecidas a las que ofrece el de Microsoft, pero aprovechando todas las bondades de la luminosidad Chroma, la customización de sus piezas mediante imanes y tener la máxima precisión. Bienvenido nuevamente a la familia Razer.

Primero hablaremos de su diseño, que puestos a comparar no es tan elegante ni estilizado como el de Microsoft, pero cumple su función perfectamente y es más cómodo de lo que aparentemente parece. Razer ha apostado por seguir su línea de identidad corporativa y brindar un color negro y gris, al mismo tiempo que ubicar leds de luz del verde tan característico de la desarrolladora. Para empezar a ahondar en sus características, debemos de destacar los adhesivos texturizados que se han introducido en los laterales, proporcionando una buena fijación y un agarre en condiciones. Estos además, no se hacen que se escurra el control con el sudor al mismo tiempo que no da esa sensación tan incómoda de calor y sudor al llevar varias horas de juego. Ergonómicamente es muy cómodo, es distinta a la que nos proporciona el original de Xbox One, pero eso no quita que gocemos de una buena experiencia.

Buena ergonomía y comodidad durante muchas horas.

Apto para múltiples géneros de juego

Uno de los aspectos más destacables del Wolverine Ultimate es la capacidad de poder intercambiar su cruceta y sticks de una manera muy fácil. Estos se sustituyen por otros que contamos en el interior de la caja, como una cruceta que lleva los botones por separado o palancas de control más redondeadas, todo al gusto del jugador. Cambiarlas es tan sencillo como tirar de ellas y sustituir unas por otras. No es necesario ni atornillarlas ni enroscarlas, tan sólo acercarlas a la superficie imantada que las encajará de manera instántanea. Creemos que este superficien de imán cuenta con una excesiva fuerza, lo que por un lado da la sujección necesaria pero que por otro lado hace que la labor de sacarlos sea algo más costosa. Como todo, tiene sus pros y sus contras. Como bien decíamos, estos se intercambian para facilitar la tarea en juegos de diferentes géneros, pasando por los de lucha y concluyendo con los más exigentes FPS.

Otra de las principales diferencias que hallamos en él es que se cuentan con seis botones más que en el mando de Xbox One. Los dos primeros los hallamos a los laterales de los L y R, así como dos gatillos con un par de interruptores en cada una de ellas. En esta ocasión, al igual que el Razer Wildcat en su momento, no pueden desatornillarse los gatillos, por lo que es algo a tener en cuenta si quieres hacerte con él. Entre las mejoras también encontramos unos pequeños interruptores deslizantes cuya principal tarea es la de proporcionar mayor o menor sensibilidad a los gatillos, primando sobretodo en el recorrido que debemos hacer para su pulsación. Por otro lado, comentar que en la parte inferior se encuentra un panel de control con el que silenciar el micrófono, sonido o reasignar la configuración de los botones.

Sticks y crucetas intercambiables para adaptarse a distintos estilos de juego.

Buen rendimiento y gran comodidad

Uno de los mejores puntos lo encontramos en la incorporación de los led de la gama Chroma en el propio mando, dando un toque de luminosidad bonito y muy elegante, algo que ningún mando del mercado tiene. Estos son los mismos que se pueden configurar en el PC y tiene la principal característica de dejarlo con los patrones que más nos gusten. ¿Cómo lo haremos? Muy sencillo, gracias al desembarco de la aplicación Razer Synapse para Xbox One, que proporcionará los mismos elementos que ya pueden disfrutarse en PC. Entre todas las posibilidades podemos definir iluminaciones para la pulsación de cada tecla o patrones preestablecidos. Estos son agradables a la vista pero repercuten en su batería, además de ser una distracción mientras te encuentras en partida. En cuanto a las teclas extra que detallábamos anteriormente, son conocidas como “M” y pueden definirse en ella algunas acciones extra. Para concluir, la vibración y su intensidad es algo que también puede ser ajustado al gusto.

A la hora de jugar y realizar algunas pruebas, nos sumergimos en varios juegos para comprobar su rendimiento y distintas combinaciones de sticks y botones. En todas y cada una de las sesiones de juego estuvimos varias horas y no notamos ningún tipo de cansancio en las manos e incomodidad, algo que puede dudarse al ver el diseño. Este deja reposar los dedos de una forma natural y que no habrá que forzar para llegar a cada uno de los botones. En títulos que exigían una mayor agilidad, como lo fueron Call of Duty: WWII o Halo 5: Guardians, nos decantamos por el stick de mayor longitud, dando unos movimientos precisos. Cuphead fue la prueba de fuego para ambas crucetas de control, dándonos muy buenas sensaciones con ambas. La que no terminó de convencernos fue la de punta redondeada, llegando a escurrirse con el paso de los minutos y que desgraciadamente nos recordó al tanto del DualShock 2 de PlayStation 2.

Una buena alternativa al Xbox Elite Controller.

Las palancas traseras son una auténtica gozada, sobretodo para aquellos que ejercen la siempre socorrida función de francotirador en cualquier FPS. Hemos de decir que probamos esto con Overwatch y que su palanca nos dio mucha precisión y un disparo muy rápido a través de la palanca extra.

Precio justo y totalmente recomendable

Esto es todo lo que nos han dejado nuestras sesiones con el mando Razer Wolverine Ultimate, totalmente compatible tanto con Xbox One como con PC, por lo que podrás jugar a tus juegos favoritos de una manera fácil y sencilla. Se configura automáticamente en ambos sistemas y junto a las posibilidades que nos proporciona Razer Synapse y Chroma, tenemos un controlador eficiente, personalizable y a la altura del Xbox One Elite. Si busca un mando customizable y con una nota de color como la que proporcionan sus led, te lo recomendamos.

Lo mejor:

  • Gran agarre y ergonomía
  • Piezas imantadas con gran sujección
  • Pensado para múltiples géneros de videojuegos

Lo peor:

  • Extrema fuerza en los imanes
  • El stick redondo se escurra en muchos momentos
  • No se pueden desatornillar las palancas traseras
27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies