Razer Raiju: Tournament Edition

Seguir

Razer suma y sigue, ofreciendo a los jugadores las más mejores alternativas de gama alta para jugar a sus videojuegos favoritos. La fabricante de hardware ha tocado la mayoría de sectores del gaming, dando unas geniales experiencias de juego, proporcionando teclados con las tecnologías más avanzadas en cuanto a mecanismos, headsets con cables e inalámbricos, ratones y variedad de elementos para personalizar tu PC o espacio de juego. Las consolas no se quedan fuera y dentro contamos con la novedad del Razer Raiju: Tournament Edition, tu principal aliado a la hora de jugar tus juegos competitivos favoritos y conseguir la victoria.

El aliado perfecto para las partidas competitivas.

Un mando totalmente personalizable

Estéticamente nos encontramos con un mando muy similar al de PlayStation 4 pero con los cambios necesarios para garantizar una experiencia de juego confortable. Una de las principales diferencias la encontramos en su peso, mucho mayor que el del DualShock 4, esto no resulta ningún problema en las partidas pero sí es uno de los cambios más notorios en cuanto a diseño. Su recubrimiento tiene un tacto mate muy suave y de color negro, luciendo un aspecto elegante y bonito. Los agarres, concretamente en sus laterales, cuentan con sus archi-conocidos grip, superficies con una superficie que proporciona una sujeción precisa y que al mismo tiempo garantiza que no escurra el control con el sudor de las manos.

Lo que respecta a su estética, pocas diferencias más encontramos, luciendo una disposición de sus botones en la parte superficial idéntica a la del control de Xbox One. Los botones de Share y Options se sitúan en la parte superior del control, teniendo un tamaño menor y luciendo y aspecto redondeado. Sus sticks incorporan un tacto confortable y con unas pequeñas muescas que hacen encajar el dedo justo en el centro. Las palancas no incorporan la misma textura que sus laterales por lo que es algo más fácil que se puedan escapar en las sesiones de juego más veloces, pero rara vez puede llegar a ocurrir. Los sticks se disponen como el mando de Microsoft, en la parte superior izquierda e inferior derecha, mientras que la inferior izquierda es el lugar para la cruceta. Esta es idéntica a la del mando oficial de PlayStation 4, teniendo dos puentes, uno para derecha e izquierda y otro para arriba y abajo, proporcionando mayor precisión.

Compatible con PlayStation 4 y PC.

Sensibilidad y botones mecánicos

El recorrido que tienen los sticks proporciona mucha sensibilidad, pudiendo comprobar este en juegos FPS, lucha y de plataformas, teniendo un desplazamiento mucho más preciso y que junto a la personalización de las palancas en juegos como Battlefield o Call of Duty se proporciona una mejor configuración. Los botones usan tecnología mecánica, desde la primera pulsación es notoria y hace que cambiar de arma o realizar una acción concreta sea algo mucho más sencillo y rápido que en los originales. No se encuentran muchas más diferencias se encuentran en sus L y R ascómo sus gatillos. Dos de sus mejores añadidos y que hacen sobresaliente a este producto son la incorporación de cuatro botones personalizables ubicados entre medias de los L y R y en la parte trasera. No vemos excesiva utilidad a los dos primeros pero si en los gatillos traseros, beneficiando y mucho en los FPS y contando con una pulsación muy rápida y efectiva.

Cómo bien hemos mencionado, estos son totalmente personalizables y tenemos la oportunidad de asignar un movimiento o acción concreta a cualquiera de ellos. Uno de las partes que pueden resultar algo complicadas de entender la encontramos en la parte trasera, un botón deslizante con tres posiciones. La izquierda permite conectar el mando vía bluetooth a PlayStation 4, la central por USB al PC o PlayStation 4 con cable y por último la derecho a PC a través de bluetooth. Esta última necesita un puerto USB para PC o disponer de receptor, accesorio que no se encuentra incluído en la caja.

Totalmente configurable a través de su aplicación móvil.

La personalización es uno de los aspectos más interesantes del Raizer Raiju: Tournament Edition, dando la posibilidad de variar la configuración de los botones mencionados anteriormente. De esta forma, se puede variar su sensibilidad, profundidad o movimiento de una manera precisa, así como recolocar los botones y acciones a una posición concreta. Todo esto lo realizamos a través de una aplicación móvil denominada como Raizer Raiju, a través de esta se conectará nuestro dispositivo iOS o Android al mando y guardará la configuración que deseemos en la memoría interna del control. Este permite realizar varios perfiles, por lo que podemos crear uno para cada tipo de juego. El uso de esta es algo muy útil y cómodo, administrando el remapeo de botones y motores de vibración de una forma práctica. Cómo último detalle mencionar que lleva un conector USB y al que únicamente puede conectarse con el cable original, que sí viene dentro del kit de Razer, por lo que no proporciona la posibilidad de reemplazarlo con cierta facilidad.

Una gran alternativa para el juego competitivo

Esto es todo lo que da de sí el Razer Raiju: Tournament Edition. Nos ha encantando todo lo que ofrece y pese a tener alguna que otra traba, sí que nos parece una más que buena alternativa para jugar en competitivo. Su precio es más que razonable dadas las capacidades de este y todo lo que podemos hacer, por lo que te aconsejamos que te hagas con él a través del sitio web oficial de Razer.

26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies