Razer Nari Ultimate

Seguir

Comenzamos el año analizando uno de los hardware gaming más recientes de Razer, uno de sus conocidos headset que ya se encuentra disponible en las tiendas y que nos proporciona sesiones de juego con una gran calidad de audio, la famosa y cuidada ergonomía que nos garantiza la firma y sobretodo un precio más que competitivo que justifica y de qué manera la calidad que nos ofrece. Pero antes de ponernos manos a la obra con él, tenemos que mencionar qué es el Razer Nari. Estos llegan en tres modelos diferentes: Nari, Nari Essential y Nari Ultimate; siendo el último de ellos del que os vamos a hablar a lo largo de esta review.

Estos, como viene siendo habitual, incorporan todas las características que hemos ido mencionando a través de nuestras múltiples review de headsets Razer, incorporando una sorprendente resistencia con unos materiales en los que hallamos estructuras metálicas fusionadas con el plástico, almohadillas firmes y confortables así cómo la posibilidad de utilizarlos con cable y de forma inalámbrica. Pero vayamos por parte, quédate con nosotros en las siguientes líneas para comprobar qué novedades y que puedan aportar a tus sesiones de juego estos nuevos Razer Nari.

El headset Razer Nari llega en tres modelos distintos.

Tres modelos con distintas características

En primer lugar hablaremos de la resistencia y novedades incorporadas en la parte más externa del headset. Contamos con un headset que ha visto su peso reducido frente al resto de periféricos de este estilo, ya sean de la competencia o de la misma marca. De acuerdo con los diseños más recientes vemos en un primer vistazo que la diadema de unión entre todas piezas vuelve a apostar pro un material muy parecido al del aceso, pero con un peso mucho menor y cuya flexibilidad los hace mucho más cómodos. Esa unión entre el pequeño altavoz que se introducirá junto a nuestra oreja cuenta con una pieza de plástico que une ambos puntos, prometiendo una firmeza eficiente al mismo tiempo que dando posibilidad de flexibilidad y movimientos más naturales. Ambas “orejeras”, cómo es habitual, se deslizan con un giro de 90º más que acertado para poder apoyarlos contra el pecho en el caso de que se desee descansar durante unos minutos y queramos dejarlos colgados sobre el cuello y apoyados en el pecho.

Una pequeña pega que se repite y que no termina de otorgar una resistencia mayor es la presencia de unas pequeñas varillas metálicas que agarran toda la diadema en las piezas de plástico mencionadas anteriormente. No nos proporcionan la sensación de que son tan resistentes cómo otras estructuras, pero cumplen de manera eficiente. Algo que suma algo más de peso al conjunto es un elemento circular decorativo, también realizado en acero y que a pesar de lucir muy bien en el diseño final sí que nos hace aumentar de manera cuantiosa el peso que recaerá sobre los hombros, produciendo un cansancio mayor con el paso de las horas. A pesar de esto, reitaremos que es un headset ligero en la medida de lo posible, pero que hubiese ganado incluso más ligereza si se hubieran eliminado elementos decorativos como el anterior.

La compatibilidad con Razer Synapse 3.0 lo dota de muchas opciones de configuración.

Toda la garantía del sonido THX

La luz RGB vuelve a ser protagonista en su decoración, viendo como en cada uno de los laterales hallamos el logotipo de Razer en el color que deseemos siempre que este encendido y sincronizado con algún dispositivo. Marca frecuente de la marca. El interior de cada uno de los auriculares es realmente cómodo y se han introducido algunas mejoras respecto a sus antecesores. La primera de ellas es la goma que recubre el exterior, siendo de una estructura mucho más firme y al mismo tiempo blanda. Su recubrimiento da un tacto muy parecido a la goma espuma pero incorporan memoria, algo que permite que vayan tomando forma con nuestra oreja y se adapten mejor con el paso de los minutos. Estan recubiertas por un tacto de gel que disipa el calor y otorgan enfriamiento, por lo que a pesar de la temperatura o calor de la sala en la que nos encontremos jugando nunca derramaremos una gota de sudor.

El exterior de este, tal y como nos tienen acostumbrados, proporciona una serie de puertos y botones de gran utilidad. Destacamos la presencia de una rueda reguladora de volumen totalmente nueva. Es rugosa, lo que hace que podamos deslizarla cómodamente sin que se nos escurra, pero también incorpora un pequeño tope a mitad del recorrido que marca el 50% del volumen total. Todo un acierto para poder calcular el sonido que deseamos que se ejecute. También apreciamos un puerto de entrada para cable Jack 3,5 mm. y puerto USB. Gracias al Jack no tenemos ningún tipo de impedimento para usarlo de manera alámbrica sin necesidad de su Bluetooth. Si deseamos conectarlos vía Bluetooth, habrá que hacer uso de su puerto USB que se encuentra encajado en el auricular derecho, tan sólo con pulsar sobre él saldrá y podrá introducirse en el dispositivo compatible deseado.

Luz RGB decorativa en sus laterales.

Totalmente compatibles con Razer Synapse 3.0

Desde el primer momento que nos enfundemos los Razer Nari notaremos cómo el sonido es totalmente diferente a lo que hayamos escuchado en términos de reproducción durante los últimos años. Incorpora unos altavoces THX con una nueva tecnología háptica que ha sido diseñada en conjunto con Lefelt y que proporciona una inmersión sonora mucho mayor. THX es sinónimo de subwoofer, por lo que cada elemento sonoro con unos graves muy altos se reproducirá con vibraciones en el auricular, dando una experiencia mucho más inmersiva. Esto es muy parecido a lo que podemos vivir en el cine, viviendo grandes experiencias en títulos cómo Call of Duty o Battlefield, muy fidedignas. Estos además diferencian perfectamente los canales de voz tanto en videojuegos cómo películas o series, haciendo que estos sean prácticamente multiuso.

Estos son totalmente compatibles con consolas, pero teniendo la mejor de las experiencias en sonido en el caso de PC gracias a la aplicación Razer Synapse 3.0. Gracias al programa podemos equilibrar todos y cada uno de los parámetros del headset, aunque en muchas ocasiones notamos que el sonido suena un poco más bajo en volúmen de lo esperado, restando puntos a la experiencia. Jugando de forma inalámbrica hemos de decir que la reproducción del sonido es instantánea y sin ningún tipo de retardo, además de no consumir apenas batería y tener una autonomía de alrededor de diez horas con una única carga. El micrófono es otro de los puntos de interés del Razer Nari Ultimate, incorporando su tecnología flexible y una captura de la voz muy clara. Gracias a la flexibilidad y sus materiales, hemos de decir que nos permite acercarlo o alejarlo como deseemos de la boca.

Un gran headset con muchas posibilidades.

Tres modelos que se ajustan a todo tipo de bolsillos

En cuanto a compatibilidades, cabe mencionar que los Razer Nari son compatibles de forma oficial con PlayStation 4 y PC con el dongle USB de Bluetooth. Por otro lado, podemos conectar a otras consolas o dispositivos cómo móviles gracias al cable Jack 3,5mm. que se incorpora en la propia caja del headset. Esto confirma lo versátil que es este headset, proporcionando una buena experiencia sonora, con un precio muy competitivo y tres versiones que se adaptan a todo tipo de bolsillos.

27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies