Pokémon Let’s Go Pikachu! – Let’s Go Eeve!

Seguir
8

Muy bueno

Nintendo prometió durante el pasado E3 2017 de la presencia de un nuevo videojuego de la franquicia Pokémon para el presente año 2018. Muchos ya especulaban con la llegada de la octava generación de la conocida saga o sobre una auténtica experiencia de mundo abierto con tus monstruos de bolsillo favoritos. Pero Junichi Matsuda tenía guardado un as más en la manga, una carta que no todos muchos esperaban y que ha sido recibido en la actualidad de los videojuegos con opiniones muy dispares y que si bien ha agradado a un gran sector del público de Nintendo, ha causado una gran decepción a otra parte del público. La octava generación debe de esperar un poco más, pero esta espera queda amenizada con la llegada de Pokémon: Let’s Go Pikachu! y Let’s Go Eevee, dos ediciones que componen una fusión de aventura Pokémon y usando su famosa aplicación móvil Pokémon GO para dar una experiencia totalmente diferente.

A muchos sorprendió la fusión de estos dos conceptos, poder transferir tus criaturas a tu dispositivo móvil y posteriormente a Nintendo Switch. Realmente muchos no esperábamos que el camino de Nintendo con la saga fuera este e incluso muchos tildaron al título cómo una excusa para esperar a la octava generación. Esta idea es mucho más profunda que esta, trae de vuelta una de las regiones más queridas de los fans, una visión totalmente diferente a la aventura y con la llegada de un nuevo periférico que te hace jugar de una manera inédita. Bienvenido a Kanto una vez más.

Una nueva aventura Pokémon para Nintendo Switch.

¡Bienvenido a Kanto!

Pokémon no falta a su cita una vez más y lo hace pegado al mercado navideño con las edición Let’s Go Pikachu y Let’s Go Eevee, que proporcionan una revisión de lo ya visto en Pokémon Amarillo en la década de los noventa en Game Boy. Esto no sólo aprovecha el tirón de los más nostálgicos que ahora pueden revivir una de sus primeras aventuras sino que además atrapa en cierta medida a los más noveles e iniciándolos en la saga. Hemos de decir que el juego no prima por su excesiva dificultad, no siendo tan rigurosa en sus líderes de gimnasio o combates con criaturas legendarias como en otras ocasiones, pero sí es curioso ver cómo la dificultad no es un obstáculo para todos los jugadores interesados, unos buscando revivir la región de Kanto mientras que otros se introducen en su primera aventura.

Uno de los principales añadidos a esta nueva experiencia con Pokémon Let’s Go es la llegada del periférico Pokéball Plus, una auténtica bola que permitirá controlar el juego con una mano. Hemos de decir que su tamaño nos ha sorprendido, siendo más grande de lo esperado y que se acopla perfectamente al contorno de la mano. Su peso no es excesivo y cuenta con una extensa cuerda que poder situar en nuestra muñeca para evitar que se caiga. Por otro lado, incorpora una sujección en forma de anillo que introducir en uno de los dedos. En su parte central se encuentra el stick con el que moveremos al personaje por los mapeados mientras que en su parte superior se tiene un botón con el que confirmar nuestras acciones en el título. El resto reside en el control de movimiento, pudiendo lanzar esta Pokéball en momentos puntuales para capturar todo tipo de criaturas. Los Joy-Con también son compatibles, habitualmente se jugará con el derecho en el caso de un jugador y si un jugador decide unirse a la aventura usará el izquierdo.

Míticos líderes de gimnasio esperan a lo largo del juego.

Mejoras en su control y mecánicas jugables

De estas combinaciones se cae el mando Pro de Nintendo Switch, dado que para los productores parece no encajar este tipo de experiencia tan simplificada en el pad de ocho ejes de la consola híbrida. Uno de los principales cambios en su jugabilidad lo encontramos en el movimiento del protagonista por los mapeados, que ahora ganan en una mayor extensión y gozando de múltiples detalles. Volviendo a los mencionados cambios, lo encontramos en que el personaje no se desplaza por cuadriculas, algo que ya pudimos comprobar en Pokémon Sol y Luna y su continuación Ultrasol y Ultraluna. Esto es mucho más cómodo y realista, además de que proporciona una mayor libertad a la hora de investigar cada rincón de los mapeados. Como es habitual, en ellos encontramos a los temibles entrenadores que con tan sólo cruzar su mirada con nosotros retarán a un combate, las zonas de hierba alta que ocultan Pokémon o los objetos escondidos que nos garantizarán ciertas ventajas de ser encontrados.

Otra de las novedades la encontramos en que los enfrentamientos contra criaturas ya no son al azar, si recordáis cada cierto número de paso aparecería un nuevo Pokémon al que enfrentarnos y tener la posibilidad de capturas. Esto ya no es así, ahora todas estas criaturas campan a sus anchas por el escenario y nosotros seremos los encargados de decidir si queremos interactuar con ellas o no. Cierto es que algunas se acercan a ti y será inevitable no acabar en combate. Esto no sólo favorece el hecho de elegir si queremos luchar o no, también reduce la importancia de utilizar algunos objetos como Repelente para esquivarlas, que aún así sigue siendo igual de útil. Siempre es muy aconsejable entrar en combate con todos estos para no sólo hacerte con todos sino subir niveles a tus Pokémon, permitiéndolos evolucionar o aprender nuevos movimientos. Si se impacta con uno de estos en plena aventura se entrará en el modo combate, que si bien sigue los derroteros de la experiencia original ha introducido cambios bastante importantes en su jugabilidad.

Entrenadores de todos tipos esperan.

Pokéball Plus garantiza una experiencia más inmersiva

Todo esto reside en el método de captura, fusionando las mecánicas que ya pudimos ver en Pokémon GO y elevándolas a otro nivel. De esta forma, armados con nuestra Pokéball Plus o Joy-Con, nos desplazaremos por unos menús que han sido simplificados a grandes cotas, haciendo que la experiencia sea totalmente compatible con cualquier tipo de jugador. De esta forma podremos atacar a la criatura de un rival con los cuatro movimientos que tenga nuestro Pokémon en ese momento -a medida que suba de nivel puede sustituirse por uno nuevo-, elegir un objeto que genere un efecto de curación sobre nuestra criatura entre otros. El verdadero cambio y donde reside la miga del juego es en la captura, notando una gran presencia de las mecánicas de Pokémon GO. La captura no será sólo cosa del azar, también entrará en juego nuestra pericia y puntería con el mando. Nos pondremos frente a frente con el Pokémon a cazar y alrededor de él encontraremos un círculo que irá reduciendo su tamaño y se incrementará de nuevo, la misión será acertar cuanto más pequeño sea, recibiendo una mayor bonificación y teniendo mayor probabilidad de capturarlo. Jugar con la Pokéball Plus y capturarlos es una auténtica delicia, siendo una experiencia todavía más inmersiva.

Cada gesto que realicemos con este periférico o el Joy-Con es fielmente reflejado en el juego, por lo que si ladeamos un poco la mano la bola cogerá efecto e irá en otra dirección. Esto desde un inicio es divertido pero con el paso de las horas tiene algunas contras, por ejemplo el cansancio que se produce en la muñeca tras movimientos repetitivos y por otro lado el realizar gestos diferentes todo el tiempo, si bien lo hace más variado termina agotando. Eso sí, debemos de decir que el gesto y la interacción en pantalla son instantáneas y sin prácticamente retrasos de importancia. En este caso cada tipo de control tiene sus cosas buenas, por ejemplo el Joy-Con resulta más cómodo para experiencias largas mientras que la Pokéball Plus es algo más inmersivo, pero por contra cansa durante este tipo de sesiones. Ambos controladores pueden ser utilizados tanto en la televisión cómo en modo portátil.

Tras derrotar a todos los líderes de gimnasio espera el alto mando.

La afinidad con tu Pokémon, un gran aliado

Otra de las importantes novedades la encontramos en la posibilidad de utilizar un segundo Joy-Con para que otro jugador pueda unirse en una experiencia cooperativa. Tan sólo con mover el mando en un momento determinado hace que ya entre en pantalla, pudiendo jugar dos personas por primera vez en la franquicia. Entre las principales posibilidades lo encontramos en la capacidad de controlar a un segundo Pokémon en pantalla para hacer las batallas algo más sencillas. Lo mismo podemos decir a la hora de capturar y fusionar fuerzas entre sí. Eso sí, es algo totalmente secundario y no es obligatorio jugar de esta forma, aunque es una perspectiva muy curiosa y novedosa. Otra característica novedosa reside en cambiar de equipo en el momento que deseemos sin necesidad de dirigirse a un centro Pokémon, algo que también facilita y mucho las cosas pero quita la sensación de desafío.

Por otro lado, el afecto que tengan nuestros Pokémon hacia el entrenador, las cuales pudimos ver en la región de Kalos, vuelven con otra perspectiva. Conforme el vínculo tenga un mayor afecto, esto facilitará muchas cosas en combate posibilitando esquivar ataques con mayor frecuencia, evitar golpes críticos o que tenga efectos sobre él como paralisis, sueño o envenenamiento. También tenemos que tener en cuenta esa profundidad algo más hardcore con los puntos de combate, con los que ir derrotando algunos enemigos específicos para hacer crecer unas estadísticas determinadas. También se tienen los combos relacionados con la captura de Pokémon, ganando mayores bonificaciones cuando se acumulen cazas consecutivas de una determinada criatura. Cada Pokémon tiene unas características únicas y en cada partida tendremos un inicial diferente al resto. Tampoco tenemos que olvidar una de las principales tareas en el juego, no sólo capturar y entrenar, sino hacernos con todas las medallas de los líderes de gimnasio para enfretarnos al Alto Mando. Por otro lado, hacerte con las 151 criaturas, incluyendo los siempre complicados legendarios Articuno, Zapdos, Moltres o Mewtwo entre otros.

Pokéball, una nueva forma de jugar.

Una de las principales quejas de los jugadores y que también nosotros hemos sufrido es la conexión entre Nintendo Switch y Pokémon GO. La aplicación no funciona correctamente, conectar consola y dispositivo móvil se convierte en una odisea, teniendo algunos dispositivos y modelos incompatibles a través de Bluetooth. Si finalmente has podido conectar ambos dispositivos podrás transferir tus criaturas a la aplicación móvil, pudiendo entrenar por la calle u obtener las formas de Alola de algunos Pokémon como Exeggutor. Tampoco debemos olvidar el combate online, a gracias al servicio Nintendo Switch Online que permite enfrentar a jugadores ya en línea o local. También se incorpora la clásica opción de intercambio.

Kanto en alta definición

Técnicamente el juego es una delicia y traerá grandes recuerdos a aquellos jugadores que pudieron jugar Pokémon Amarillo en Game Boy y que ahora verán reconvertida esta experiencia en la actual generación. El colorido es su característica más notoria, teniendo una cantidad de detalles en los que fijarnos y con los que interactuar. Los diseños de los personajes no jugables son calcados a los vistos en el clásico, al igual que los de los Pokémon, luciendo unas notables animaciones de movimientos y de habilidades de combate. No han perdido ni un ápice de su personalidad, sobretodo en sus clásicos ataques. Las animaciones y secuencias se encuentran presentes a lo largo del título, mostrando algunas secuencias en los momentos más clave. En cuanto a rendimiento, el juego rinde de manera eficiente en modo televisión junto al dock, notándose algún que otro bajón de FPS en portátil.

¡Hazte con todos!

Lo que respecta a su banda sonora continuamos escuchando los temás clásicos de la franquicia reorquestados, con notas muy agradables y con canciones que no dejaremos de tararear a cada momento. Por parte de los sonidos que emiten los Pokémon sólo contaremos con las voces originales de Pikachu e Eeve, dejando a un lado al resto y emitiendo los sonidos escuchando en Game Boy pero con mayor calidad.

¡Hazte con todos!

Pokémon Let’s Go Pikachu! y Pokémon Let’s Go Eeve! es una experiencia muy diferente a lo que esperábamos en Nintendo Switch. La combinación de mecánica clásica junto a la de Pokémon GO da un soplo de aire fresco a la franquicia, uniendo ambos títulos y haciéndolos convivir. Puede que no sea lo esperado pero sí una buena manera de esperar a la octava generación, reviviendo la región de Kanto con interesantes novedades y con un periférico que hace esta experiencia aún más divertida.

Lo mejor:

  • Revivir la región de Kanto en alta definición
  • Sus accesibles novedades jugables
  • Lo inmersivo de Pokéball Plus

Lo peor:

  • No poder combatir online con cualquier rival
  • La dificultad es algo más baja que el resto de la saga
  • Lo complicado de conectar el juego con Pokémon GO
8

Muy bueno

Historia - 7.8
Jugabilidad - 8
Gráficos - 8.25
Sonido - 8
27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies