Phantom Doctrine

Seguir
7.5

Notable

Franquicias como XCOM han creado escuela y no es para menos. La mezcla de estrategia, infiltración y esa gran sensación de progresión que otorga este género ha sido muy imitada por muchos estudios de desarrollo, siendo mejor o peor imitado. Que una fórmula funcione no implica que el dar un mismo perro con diferente collar te otorgue miles de venta, para nada, también la implementación de novedades en la jugabilidad, dar algunas funcionalidades nuevas y una historia que te atrape hace más fácil que jugadores se sumen al barco. Phantom Doctrine no sólo cumple estos conceptos mencionados anteriormente sino que mejora algunos aspectos impuestos por XCOM y que dan una interesante entrega.

La estrategia será tu principal aliado.

La estrategia de la guerra fría

Al principio, en un primer contacto con Phantom Doctrine nos veremos bastante perdidos por la cantidad de cosas que pueden realizarse. Esta sensación es bastante normal puesto que la administración de recursos, la estrategia, búsqueda de información y el uso de todos los gadgets puede resultar hasta frustrante. Es cierto, tenemos una gran cantidad de elementos a nuestra disposición pero tenemos que sacar una lanza a su favor en el sentido de que disponemos de una gran cantidad de tutoriales, informaciones y explicaciones de todo lo que encontramos a nuestro alcance. Estos extractos son escuetos en cuanto a información y se hacen muy llevaderos, explicando lo básico y animándonos a que descubramos el resto de funcionalidades a nuestro ritmo.

Lo que respecta a su historia, poco podemos decir. Nos introduciremos en el papel de un auténtico espía que se ve inmerso dentro del conflicto de la Guerra Fría. A través de numerosas misiones habrá que realizar los objetivos que se nos soliciten, al mismo tiempo que protegemos nuestra propia identidad y siendo un auténtico fantasma. Realizar las misiones tiene que ser un visto y no visto, robando toda la información sin ser descubierto y que tu base de operaciones no se vea afectada por los ataques enemigos y sea comprometida bajo ningún concepto.

Una gran cantidad de personajes te ayudarán a lo largo de las misiones.

El sigilo, tu principal arma

Una de las primeras bases de Phantom Doctrine es la de administrar todos los recursos que encontremos a nuestro alcance, todo esto para enviar agentes a distintos lugares del mapeado, mandar refuerzos en los momentos más críticos y recopilar toda la información necesaria. La eficiencia en dominar estos puntos y evitar que el enemigo recopile a su vez información de nuestra base será lo más importante. Por otro lado, tenemos que reunir información del enemigo, todo esto a través de la resolución de una gran cantidad de objetivos, siendo estos muy variados y primando entre ellos el uso del sigilo.

La creación y dominio de escuadrones, mejorarlos y tener agentes capaces de recopilar el máximo de información serán algo primordial. Como ya nos mostró XCOM, la jugabilidad de Phantom Doctrine es prácticamente idéntico en cuanto a planteamiento, contando con una cuadricula que nos permite desplazar a los personajes en sus turnos correspondientes. El sigilo es uno de los conceptos que más deben de tenerse en cuenta, evitando que los rivales se percaten de tu presencia y al mismo tiempo activen la alarma, lo que hará que llegue una cantidad ingente de enemigos a tu zona y que complicará en exceso la misión. Los agentes incorporan numerosas habilidades, destacando entre ellas ataques físicas que dejarán seco al enemigo, armas totalmente silenciosas o ataques combinados entre compañeros de equipo. Este aspecto de turnos y cuadrícula, lo pausado de su experiencia y medir bien los movimientos nos recuerda a una auténtica partida de ajedrez en la que ganará aquel que se anteponga al rival.

Su vista cenital ayuda a planificar tus movimientos.

Difícil pero gratificante

La complejidad de la estrategia y su profundidad es otro de los aspectos que hacen de Phantom Doctrine un juego de referencia en cuanto al género. Cómo bien mencionábamos, es muy de agradecer que se hayan incorporado unos tutoriales que resumen tan bien sus mecánicas y que poco a poco te permitan individualizar tu partida y ver hasta dónde puedes llegar. Hay que tener en cuenta muchos puntos durante la partida, para empezar la salud e integridad de los compañeros de equipo ya que cualquier movimiento equivocado puede llevarte a tener que reiniciar una misión que ha llevado muchos minutos de realizar. La curva de dificultad es algo que hemos de mencionar, el juego es difícil pero al mismo tiempo gratificante, viendo que tras varios intentos conseguimos ganar al rival.

Los conceptos de la guerra fría y lo que representaban las tropas para los dirigentes son otro concepto que se encuentra latente en cada momento del juego. Los espías en esta época no eran más que un arma más utilizada por el gobierno y sus vidas no representaban nada, algo históricamente real. Por otro lado, se prima la inteligencia en cada momento de la partida, no el uso de armas. Es decir, armarte y hacerte con todo lo que encuentres por pantalla no será realmente útil ya que puede llevarte a perder valiosos turnos en los que el enemigo podría realizar otras acciones que te perjudicarán. Incorporar otros recursos, tender trampas a los rivales o pensar los próximos movimientos es también tan importante. Es muy aconsejable observar cómo se mueven, que técnicas utilizan para derrotarnos o simplemente quedarte con sus patrones para vencerles son otros consejos que puedan llevar a la victoria.

La esencia de XCOM en cada centímetro del juego.

Las misiones son muy variadas, no sólo retándonos a conseguir información o enfrentarnos a enemigos. Estas se enfocan a tareas de ingenio, estudiar al enemigo y sobretodo el sigilo y la infiltración. Técnicamente luce a buen nivel, teniendo una esencia muy lograda y atmósfera de sobriedad y seriedad. Los diseños de personajes han sido muy bien realizado, contando con diferentes personalidades dentro del plantel de seleccionables y siendo muy logrados. Los escenarios gozan de una gran amplitud, gracias además a la vista cenital que incorpora Phantom Doctrine y garantizando un control sobre tus tropas y las enemigas. Es genial ver la cantidad de elementos que se encuentran en movimiento al mismo tiempo y es digno de alabar el gran trabajo que se ha realizado.

Grandes dosis de estrategia y buena historia

Phantom Doctrine es un título notable y que bebe de muchas de las características que ya exhibieron clásicos del género como XCOM. Nos ha gustado mucho la atmósfera de la guerra fría que se ha incorporado, además de los tintes estratégicos y la importancia de su infiltración. Si eres un fan de la estrategia, infiltración y te encantó XCOM, te aconsejamos que te hagas con él, no te decepcionará.

Lo mejor:

  • Buena historia
  • Difícil pero gratificante
  • Muchas maneras de completar las misiones

Lo peor:

  • Su dificultad puede no convencer a algunos jugadores
  • Sus jugabilidad se antoja algo compleja
  • Banda sonora con temas poco memorables
7.5

Notable

Historia - 7.5
Jugabilidad - 8
Gráficos - 7.5
Sonido - 7
26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies