Nightmare Boy

Seguir
7.9

Notable

Las pesadillas y mundos alternativos y repletos de fantasía son algo común dentro de los videojuegos. Siendo aprovechados de mejor o peor manera nos han trasladado a pintorescas localizaciones. Esto es lo que ha querido mostrarnos The Vanir Project, una desarrolladora española que junto a Badland Games han conseguido traer a PlayStation 4, Xbox One y PC un título de la vieja escuela, un arcade en el que las mecánicas de acción y metroidvania al mismo tiempo que une todo con una dificultad elevada. ¿Te atreves a unirte a Nightmare Boy en este peligroso mundo?

Fases de plataformas, acción y mucha dificultad.

Una historia de pesadilla

La historia da comienzo con Billy, un joven niño que está bajo los sueños de morfeo cuando aparece de su almohada un mago, que le transformará en un auténtico monstruo. Para recuperar su anterior aspecto deberá de embarcarse en un auténtico viaje a través de sus pesadillas y las de otros niños, teniendo miedos que todos hemos tenido durante nuestra niñez como seres sin pies ni cabeza o simplemente la oscuridad. Todo esto mezclado con una ambientación colorista y que guarda semejanzas con los títulos lanzados en la década de los 90 en Super Nintendo o SEGA Megadrive.

Si por algo destaca Nightmare Boy es por su dificultad, desafiando la paciencia y pericia del jugador que quiera ponerse a los mandos de esta aventura. A esto le sumamos su jugabilidad, que mezcla elementos de plataformas en dimensiones, acción y metroidvania, en el que deberemos de ir visitando diversas estancias, obteniendo objetos y revisitando lugares que al principio eran inaccesibles. Nuestro protagonista en un inicio tendrá unas habilidades básicas pero que poco a poco iremos mejorando hasta obtener movimientos mucho más avanzados y que arrasarán a todo aquel que se cruce por tu camino. Tanto físicos como mágicos, son las dos vertientes que se encuentran disponibles y dando la posibilidad de atacar a largas distancias de manera débil o más fuerte a corto alcance. Estos irán gastando una barra de magia que deberemos recargar con una serie de pociones que se encuentran y de manera escasa distribuidas por el mapa.

Incluye un efecto CTR que da la sensación de jugar en un televisor antiguo.

Exigente y con una gran dificultad

El título establece un sistema de misiones y objetivos en los que hay que salvar a una serie de niños que se encuentran dispersos por el mapeado, estos no sólo nos permiten continuar y descubrir más de la historia sino que darán más habilidades. Antes os hablábamos de la dificultad del juego, no os vamos a engañar, el juego es muy dificil y lo descubriréis desde el primer minuto de la partida, en la que irremediablemente se perderá la vida en multitud de ocasiones. Esto puede ser muy buen visto por los amantes del género retro pero por otro público no, ya que llega a ser demasiado exigente e incluso en algunas ocasiones muy injusto. Aunque, eso sí, se incorpora la posibilidad de guardar la partida a traés de puntos de guardado dispuestos de manera estratégica para no tener que repetir fases una y otra vez.

Esta dificultad, la prueba y error, así como las mecánicas metroidvania proporcionan un juego que nos dará numerosas horas de juego. Es complicado poder concretar cuantas, pero descubrir los secretos que esconde el título y superar la aventura puede llevar algo más de ocho horas, duración más que justificada. Cabe añadir que conseguir el 100% y encontrar todo lo que se encuentra en el mundo de los sueños llevará una decena más, siendo totalmente rejugable. Además de esto confirmamos que Nightmare Boy tiene varios finales, por lo que aún su re-jugabilidad queda más fomentada.

Varios finales y muchos tesoros que descubrir.

En lo técnico es un título muy vistoso, siendo colorista y con unos diseños personales, que rozan lo bizarro y completamente dibujados a mano. Nos han sorprendido mucho las animaciones, recordándonos a series de dibujos animados de la década de los noventa y con unos escenarios ricos en detalles. Nos han encantado sobretodo las fases de plataformas, totalmente lógicas y con diseños desafiantes y variadas. Su banda sonora aporta una gran cantidad de temas que ambientan a la perfección las localizaciones que iremos visitando, entre ellas una cueva helada o habitaciones de otros niños, con notas clásicas y bien integradas.

Difícil, exigente y satisfactorio

Nightmare Boy ha sido más que una grata sorpresa. Creemos que el título ha llegado sin hacer mucho ruido y del que no se ha dado excesiva publicidad, sorprendiéndonos por lo desafiante y rejugable que es, proporcionando una gran cantidad de horas y sobretodo fomentando su rejugabilidad con la obtención de tesoros, visitar todas las estancias y al mismo tiempo descubrir todos sus finales. Nightmare Boy bebe de los clásicos retro y eso lo hace un indispensable de tu videoteca.

Lo mejor

  • Dificultad desafiante y satisfactoria
  • Mecánicas que fomentan la exploración
  • Técnicamente notable

Lo peor

  • La dificultad puede resultar injusta a algunos usuarios
  • Bugs puntuales
  • Algunos tramos de la historia carecen de interés
7.9

Notable

Historia - 7.5
Jugabilidad - 8.5
Gráficos - 7.5
Sonido - 8

26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies