Just Cause 4

Seguir
7.8

Notable

Avalanche Studios nos permite volver a disfrutar de otra de las sagas más queridas de los videojuegos en las últimas décadas. Just Cause 4 llega a PlayStation 4, Xbox One y PC tras una ausencia de dos años en una nueva aventura en la que podemos asumir en otra ocasión el papel de su protagonista, Rico Rodríguez, que viaja a una localización totalmente inédita en la que lo exótico, su gran extensión y los múltiples gadgets de nuestro avatar dan rienda suelta a la creatividad y acción. Zonas desérticas, montañas congeladas y frondosos bosques son sólo unos de los pocos ejemplos de los numerosos lugares que recorreremos junto a Rico en Solís, el nuevo lugar que visitaremos en esta prometedora entrega.

En cierta medida gracias a Just Cause 4 volvemos a los orígenes de la franquicia, algo que se había perdido en la tercera entrega y regresando a sus raíces con una historia más personal, con toques de humor y diferentes puntos de vista a través de sus personajes. De esta manera, tenemos una trama mucho más simple, en la que los conflictos políticos, un grupo de personas que pretende hacer el mal a un recóndito lugar y la acción se encuentran garantizadas. Por otro lado, también regresan sus gadgets, múltiples e impresionantes armamentos así cómo una gran variedad de enemigos a los que hacer frente durante toda esta aventura de una duración más que aceptable. Bienvenido a Solis y salva a todos sus habitantes.

La destrucción y la espectacularidad regresan en Just Cause 4.

Solís se enfrenta a un peligroso conflicto armado

La trama argumental, cómo ya mencionábamos anteriormente, ha sido simplificada y yendo más directa al grano. Eso no quita que esta sea más plana y vaga, todo lo contrario, sigue manteniendo toda su esencia, espectacularidad y conflictos armados. Esta se resume en la llegada a Solís de un nuevo conflicto armado y un levantamiento ciudadano protagonizado por una organización militar denominada como The Black Hand, que quiere establecer una dictadura y auténtica opresión a sus ciudadanos. Cómo ya es habitual, Rico Rodríguez deberá de ponerse manos a la obra en este lugar, introduciéndose con su armamento, gadgets y vehículos para expulsar a estos enemigos y acabar con ellos. No estará sólo puesto que una serie de grupos rebeldes y golpistas en muchos huecos de Solis no dudarán de prestar su ayuda en distintas misiones.

Just Cause 4 trae todas las acertadas mecánicas de su tercera entrega y las ha explotado al máximo, mejorándolas e introduciendo funcionalidades que hemos podido observar en otros títulos de esta generación. En primer lugar hablaremos de su conocido gancho, con el cual tendremos la posibilidad de agarrar enemigos, robarles armas o desorientarlos desde nuestra posición. Esto no quita que no se encuentre orientado a otras funcionalidades, cómo lo son agarrarse a superficies y escalarlas en cuestión de segundos u obtener objetos lejanos de una manera sencilla. Este es completamente personalizable mediante múltiples slots, por lo que se tendrá lugar a otro tipo de características conforme se vayan superando misiones y ganando experiencia. No desvelaremos cuáles son las que se abren con el paso de las horas, pero dan rienda suelta a muchas maneras de jugar y sobretodo a fomentar cómo queremos vivir nuestra propia aventura. Con esto queremos decir que la forma de pasar las misiones y cómo es prácticamente única entre uno y otro jugador.

Múltiples gadgest y armas se encuentran disponibles.

Un amplio abanico de posibilidades

Los escenarios son de unas buenas dimensiones y estos esconden gran cantidad de eventos y objetivos tanto históricos en los que avanzar en la trama principal hasta otros completamente secundarios. A través de ellos habrá que manejar grandes cantidades de vehículos cómo camiones, motos o aviones, entre ellos destacando un artefacto con globos que nos recuerda al ya visto en la obra de Hideo Kojima. Uno de los objetivos más comunes lo tendremos cada cierta cantidad de horas en el que habrá que piratear una serie de bases militares que se encuentran estratégicamente distribuídas por Solís. Estos pirateos consisten en buscar ciertas vulnerabilidades en las fortificaciones y en acabar con ellas gracias a estas. Esto nos recuerda a la destrucción de centrales de su anterior título y que pese a cambiar en este aspecto sí que puede resultar aburrido y monótono con el paso de las horas.

La manera de jugar y realizar las misiones, cómo bien citamos anteriormente, el abanico de posibilidades es muy amplio. Podemos ser cautos y discretos, infiltrándonos y no levantando sospechas para piratear estas bases aunque por el contrario puedes entrar con todo, acabando con todo ser viviente que encuentres a tu paso y siendo una auténtico asesino sanguinario. Ambas opciones son eficaces y se adaptan a un perfil de jugador concreto, por lo que puedes jugar Just Cause 4 seas el tipo de usuario que seas. Las misiones beben de las mismas mecánicas en las que ayudar a los rebeldes y realizar lo que ellos soliciten, ya sea acabar con un objetivo concreto, visitar un área u obtener objetos. Todas estas, como siempre aportan una serie de puntos denominados como Puntos de Caos y que proporcionan experiencia para mejorar o desbloquear más armamento.

Su impredecible motor meteorológico otorga variedad a las misiones.

Una de las novedades más interesantes y que encontramos respecto a los objetivos lo hallamos en su desarrollado e impredecible motor climatológico. Las condiciones climáticas pueden definir mucho a la hora de realizarlas, cómo el viento que podría movernos bruscamente de nuestra posición mientras planeemos o una sorpresiva e inesperada tormenta de arena, molestándonos mientras vaguemos por zonas desérticas. Esto es muy llamativo pero tristemente poco explotado, algo que podría haber dado bastante más juego. El mundo de Just Cause 4 se encuentra lleno de múltiples detalles con los que interactuar y con los que aprovechar todos los objetos y armamento que tenemos, un mundo vivo en el que dar rienda suelta a nuestra imaginación y lleno de posibilidades. No tenemos que olvidar que también esconde numerosos huevos de pascua y que llamarán mucho la atención de los fans de Avalanche Studios. La inteligencia artificial que encontramos dentro del título no hace realmente honor a su nombre, siendo nuestros compañeros muy imprecisos en fases de disparos y acción o moviéndose de forma ilógica. Esto también ocurre con los enemigos, que no realizan posicionamientos tácticos eficientes y que en muchas ocasiones se limitarán a tirotearnos.

Escenarios de grandes dimensiones y una impredecible meteorología

Técnicamente el juego es sorprendente, luciendo un aspecto técnico más que mejorado respecto a sus antecesor y proporciona auténticas sorpresas en muchos rincones de Solís. El título no alcanza una tasa de frames constante, de hecho sus imágenes terminan decayendo en múltiples momentos y otorgando un rendimiento con múltiples picos. Su motor de meteorología proporciona una de las grandes sorpresas, haciendo que el cielo se tiña de una forma diferente en los momentos más insospechados y por otro lado trayendo efectos técnicos notables. Las tormentas de arena, lluvia y niebla son muy logrados. La extensión de los escenarios son más que notables, proporcionándonos la posibilidad de recorrer múltiples localizaciones en las que realizar gran cantidad de misiones, conducir y acabar con tus enemigos. Por último, las animaciones de los personajes son realistas y otorgan un buen efecto cinematográfico.

Solís, un lugar con muchas posibilidades.

En lo sonoro primero debemos de mencionar que el juego se encuentra completamente en castellano y con unas actuaciones que si bien no pasarán a la historia cumplen eficientemente su función. Contamos con voces conocidos en el panorama de la televisión y el videojuego y que acompañan durante toda la aventura. Su banda sonora no se aleja mucho a lo que nos tiene acostumbrados la saga, con una serie de melodías en las que la acción, adrenalina y tensión se palpan, con combinaciones de instrumentaciones clásicas y algunos elementos electrónicos que casan y cumplen.

Un nuevo capítulo que compartir junto a Rico Rodríguez

Just Cause 4 es un buen título y que sobretodo llamará mucho la atención a los fans de la saga. Cierto es que no proporciona toda la libertad que nos permitían en anteriores entregas pero sí la suficiente para pasar las misiones cómo nosotros deseemos, utilizar los diferentes gadgets de Rico a nuestro antojo y poder optar por el sigilo o la acción para avanzar. Técnicamente es genial y en lo sonoro cumple de forma eficiente. Si deseas continuar la historia de Rico y vivir un nuevo capítulo de esta conocida saga, puedes hacerlo en PlayStation 4, Xbox One o PC.

Lo mejor:

  • Mundo abierto con múltiples posibilidades
  • Variedad de gadgets y armas
  • Avanzado motor meteorológico

Lo peor:

  • Algunas misiones pueden resultar repetitivas
  • Irregular en su tasa de frames
  • Doblaje mejorable
7.8

Notable

Historia - 7
Jugabilidad - 8.25
Gráficos - 8
Sonido - 7.75
27 inviernos. 23 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies