Cuphead

Seguir
9.3

Sobresaliente

Tras tres años de espera por fin podemos jugar unos de los videojuegos independientes más esperados, Cuphead, título desarrollado por Studio MDHR y que ya se encuentra disponible en Xbox One y PC. La consola de Microsoft cuenta con la exclusiva de esta producción y Steam nos permite jugarlo en ordenador trayéndonos no sólo un título cuidado estéticamente sino que nos da unas mecánicas jugables que nada tienen que envidiar a las grandes superproducciones de los videojuegos.

Cuphead y Mughead, nuestros dos protagonistas y que cuentan con un taza por caja volverán por un camino diferente al que les lleva habitualmente a casa y estos terminan en el casino del Diablo. Dentro de este son engañados y juegan a diversos juegos una y otra vez, perdiendo y que deberán pagar sus deudas con sus almas. Estos llegan a un acuerdo con el que salvar su vida, acabando con algunos de los morosos que tienen cuentas pendientes con el diablo, por lo que se deberán de recorrer numerosas localizaciones al mismo tiempo que se lucha con diversos enemigos.

Mecánicas run and gun con niveles cargados de acción y plataformas.

No hagas tratos con el diablo

La historia es sencilla y nos da las excusas necesarias para introducirnos dentro del título y al mismo tiempo descubrir entornos y fases en las que jugar y derrotar enemigos. Práctica y sin complicaciones, algo que se estilaba dentro de los títulos de los noventa y que ahora regresan con Cuphead. Su jugabilidad nos trae un juego con unas mecánicas de run and gun, en la que disparar a todo lo que se ponga por delante de nosotros al mismo tiempo que se recorren fases de plataformas y al final de estas espera un jefe final al que hacer frente. Estas son completamente en dos dimensiones por lo que visitarlas y descubrir lo que ocultan será algo que hará las delicias de los más veteranos.

Antes de acceder a cada una de estas contamos con un pequeño mapa con vista aérea en el que descubrir a numerosos personajes que nos darán acceso a los niveles además de proporcionar secretos o incluso pistas sobre atajos. Este da una libertad desmedida en el que movernos y acceder a los niveles en el momento que deseemos. Un gran detalle ha sido que se cuenta con varias fases abiertas al mismo tiempo, por lo que si no logramos acabar con uno de los jefes podemos probar suerte con otro sin necesidad de repetir siempre la misma una y otra vez. Todo un acierto. Respecto a sus controles son totalmente sencillos, con un botón para disparar, otro para cambiar el arma, saltar y apuntar y otro para ejecutar un ataque más potente. También se incorporan movimientos especiales como un sprint en el aire o un doble salto.

Una gran variedad de enemigos esparcidos en los niveles.

Desafiante y completamente rejugable

El control ha sido integrado de una manera totalmente acertada, respondiendo de manera inmediata y con una suma de botones escasa que hace que los más novatos o menos acostumbrados a jugar hagan uso de las mecánicas de manera más eficiente. Debemos hacer hincapié a las físicas del título, que están bien adaptadas y nos dan unos saltos precisos. La habilidad y pericia del usuario serán lo que defina tu partida, por lo que si se pierde deberás de aprender e intentar de nuevo la partida, descubriendo los movimientos de los enemigos, situaciones a las que se nos enfrenta y repetir los niveles una y otra vez para salir victoriosos. Cuphead engancha y cuenta con algo típico de la década de los noventa, el intentar y repetir las fases unas y otra vez hasta lograr derrotar al jefe final.

Cada uno de estos enemigos tiene distintas fases y un punto débil que habrá que descubrir para poder derrotarle. Son de gran intensidad y muy originales. Cada enemigo final es un mundo y tendrá mecánicas distintas que exploran diversas formas jugables. Su curva de dificultad es desafiante y que requerirá de máxima contentación y habilidad, por lo que habrá que estar totalmente centrados en el enemigo ya que si se pierden los tres puntos de vida con los que cuenta el protagonista habrá que volver al inicio de la lucha. Es un reto pero no llega a ser desesperante, es bastante justa y requerirá de la habilidad.

Tu habilidad y pericia definirán la partida.

Variedad de niveles con una dificultad ajustada

Algo totalmente acertado es que Cuphead es totalmente rejugable, al finalizar cada nivel recibiremos una puntuación que te desafía y te lleva a repetir el nivel para poder mejorarla. Pasarlo sin recibir ni un golpe, derrotando a todos los enemigos y pasándola en el menor tiempo posible son elementos que hará que la suma de puntos sea mayor. Las fases hacen uso de la jugabilidad run and gun, teniendo niveles totalmente lineales y que aunque esto se produzca, no son para nada repetitivos, con diseños inteligentes, variados y que querremos jugar una y otra vez dado su encanto. Estas fases son opcionales pero si que son recomendables pasar ya que obtendremos monedas con los que comprar mejoras o armas.

Su duración es de alrededor de diez horas, aunque esto dependerá de la dificultad que elijamos. Nosotros lo hemos jugado en modo normal y hemos tenido una duración más que justa en relación al precio que se debe pagar por él.

Los jefes finales cuentan con mecánicas propias y puntos débiles concretos.

Vuelta a los dibujos de los años 30

Algo que llamará y mucho la atención de los jugadores es su estilo gráfico, dándonos unos aspectos de dibujos de los años 30. La animación ha sido más que acertada y nos recuerda a los cortos realizados por Walt Disney en aquella década, con una fidelidad increíble y unos diseños de escenarios y personajes que son totalmente idénticos a lo ofrecido en aquellos tiempos. Esto ha sido trabajado durante mucho tiempo por la desarrolladora y consiguen transmitir una atmósfera única con los diseños de los personajes, con mucha personalidad así como con ese filtro CTR que da la sensación de estar viendo una película antigua.

Su banda sonora es para enmarcar, totalmente sobresaliente y la que termina de encumbrar a Cuphead como un juego prácticamente perfecto en muchos sentidos. Los ritmos de jazz y fusión nos irán acompañando durante toda la aventura y tiene canciones pegadizas, cargadas de ritmo y que quedan muy bien junto al apartado gráfico. No dejaremos de tarareas estos temas al mismo tiempo que nos transmite la impresión de que los personajes bailan al ritmo de ellos. La comunión entre gráficos y sonido es perfecta, dando un conjunto único.

Técnicamente es una delicia, haciendo homenaje a los juegos de los años 30.

Un título que roza la perfección

La espera ha merecido la pena, Cuphead es genial. La personalidad transmitida, todo el tiempo que se ha puesto en él y sobretodo su impecable aspecto gráfico y sonoro nos dan un juego que es obligado tener un tu biblioteca de Xbox One o Steam. Un plataformas muy completo, un auténtico homenaje a los plataformas y acción de los noventa además de ofrecer innovaciones de nuestro siglo como las mejoras. Es totalmente recomendable y recuerda, no hay tratos con el diablo.

Lo mejor:

  • Impecable apartado gráfico
  • Mecánicas run and gun bien adaptadas
  • Controles acertados y ajustados

Lo peor:

  • Poca duración si realizas las fases normales
  • Los niveles run and gun no dan la talla frente al resto
  • Su exigencia puede echar atrás a algunos personajes
9.3

Sobresaliente

Historia - 9
Jugabilidad - 9
Gráficos - 9
Sonido - 10
26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies