¿Cómo sería Nintendo 64 Mini?

Seguir

Juegos de 64 bits en la palma de tu mano

NES Mini comenzó con unas vistas de mercado que fueron realmente buenas para las arcas de la gran N. Una idea tan simple como desarrollar una consola retro en miniatura e inyectar en su interior varios de los clásicos de la plataforma fue un gran boom durante el pasado 2016. Quizás las escasas unidades y la especulación que hubo en referencia a NES Mini empañó lo que fue una gran idea.

Sin una maraña de cables ni configuraciones complicadas, simplemente un cable USB a la corriente de tu televisor, conectar la imagen a un HDMI, coger tu mando y jugar títulos como Super Mario Bros., Castlevania o Ice Climbers, todo esto aderezado de un reescalado, gran definición y aroma a clásico alzó a NES Mini como uno de los productos más demandados de las navidades. Eso sí, no estuvo libre de errores como la corta extensión de los cables de los mandos, las pocas unidades distribuídas y la negativa de Nintendo para reponer en tiendas fueron los pocos peros que sacamos a este pequeño hardware.

Nintendo anunció hace pocas semanas la misma fórmula. SNES Mini es una realidad y nos trae Super Nintendo, el cerebro de la bestia en la palma de tu mano, con dos mandos, 21 juegos en su interior entre los que encontramos Super Mario World, Yoshi’s Island, Donkey Kong Country o el eterno Starfox 2 que llega por primera vez al mundo de los videojuegos, es una apuesta sobre seguro de la compañía de Kyoto. Con un precio más alto, se nos antoja que el próximo 29 de septiembre las tiendas agotarán las existencias de este ansiado hardware del cual ya se venden hasta las reservas a través de internet.

Pero, ¿qué vendrá después? Hoy desde OneHitGames nos atrevemos a anticiparnos a los pasos de Nintendo que a buen seguro ya se encuentran trabajando en lo siguiente. Hoy, queremos hablaros de Nintendo 64 Mini, consola que ya comienza a rumorearse por los mentideros de internet y que ya tendría patentes, diseños e incluso un catálogo del cual os queremos hablar en el día de hoy. Nintendo 64 fue un auténtico referente en la historia de los videojuegos, siendo la cuarta consola de sobremesa de esta compañía y que debutó en España en 1997. 21 años después podría regresar y predecimos algunos de los títulos de los juegos que llegarían.

Un clásico atemporal en el que recoger 120 estrellas y superar diversos niveles

Super Mario 64 (1996)

Es uno de los videojuegos más vendidos de la historia y marcó un antes y un después en la saga Super Mario y en el género de las plataformas. Dió el salto a las tres dimensiones con unas extensiones de escenarios increíbles. Mario debía de introducirse dentro de cuadros con mundos de diferentes temáticas, desde escarpadas montañas heladas como un reloj que cambiaba el ritmo del nivel dependiendo de la hora. Recolectar 120 estrellas y rescatar a la princesa Peach de las garras de Bowser es a buen seguro un juego que incorporaría esta Nintendo 64 Mini, siendo el abanderado del lanzamiento.

Carreras con hasta cuatro jugadores y mucha diversión

Mario Kart 64 (1996)

Es otro referente para la industria. Mario Kart 64 fue uno de los títulos que dio el pistoletazo de salida a Nintendo 64 con un plantel de ocho personajes, entre ellos se encontraba debutando como corredor otro de los archienemigos de Mario, Wario. Circuitos en tres dimensiones, la aparición de ese objeto odiado por muchos como la concha azul y niveles míticos como Wario Stadium o Toad’s Turnspike volverían en esta consola. Fue otro superventas de la consola en el que Shigeru Miyamoto dedicó muchas horas y esfuerzos de trabajo, incluyendo ocho copas distintas, cuatro categorías y la presencia de ocho personajes lo alzó como un auténtico vende consolas. ¿Os véis repitiendo esas míticas partidas con vuestros mandos de Nintendo 64?

El juego de tablero más conocido de Nintendo

Mario Party (1999)

Los juegos de tablero cambiaron radicalmente desde el 8 de febrero de 1999, muchos en nuestras casas aparcamos las cartas, la oca y el Monopoly para introducirnos en una odisea de mesa virtual. Cierto es que es una saga que ha perdido el norte durante las últimas entregas pero hemos de reconocer que Mario Party 1, 2 y 3 de Nintendo 64 fueron auténticas joyas. En estas entregas asumíamos el papel de uno de los personajes de la familia Nintendo. A través de un sistema de turnos debíamos de tirar el dado y movernos por casillas que dependiendo de su color podían hacernos ganar o perder monedas, utensilio para poder adquirir estrellas o realizar acciones sobre otros personajes. Al final de cada turno se retaba a los jugadores a competir en un minijuego, enfrentándolos a todos, por parejas o todos contra uno, dando pruebas de lo más divertidas y alocadas. ¿Chance time?

Mario se atrevió con este deporte en los años 90

Mario Golf (1999)

Durante finales del 1999 Mario abría la veda de los deportes en Nintendo 64. Mario y sus amigos se abrían paso por el terreno deportivo y retaba a los jugadores a sumarse a dieciocho hoyos dentro de diferentes entornos con el sello de Nintendo. Unos con mayor realismo, otros más fantásticos pero con ese toque especial que el señor Miyamoto es capaz de realizar. Su sistema fue imitado por títulos de la competencia, contando con una barra horizontal que simula el balanceo del palo y la potencia en la que la bola salía disparada. Elementos como el aire, la lluvia o la espesura de la hierba eran muchos de los handicaps con los que contábamos. Su plantel de personaje era realmente extenso contando con personajes exclusivos de su modo historia y otros debutantes y clónicos, como Metal Mario o Baby Mario. Una apuesta atemporal de Nintendo 64 que todavía continúa recibiendo entregas.

Un arcade abierto a todo tipo de jugadores con controles muy sencilllos

Mario Tennis (2000)

El 3 de noviembre del año 2000 debutó en nuestro país la apuesta más arcade del tennis. Mario y sus amigos guardaron los palos de golf y se atrevieron a atravesar las pistas al más puro estilo Wimbledon o Roland Garros. Los personajes que componían el plantel de seleccionables estaban diferenciados a través de sus habilidad. Siendo unos más fuertes, otros más equilibrados y unos que ganaban con mayor técnica o velocidad daban unas partidas de lo más divertidas. Lo bueno de Mario Tennis es que cualquier jugador podía hacerse con los controles en pocos minutos y plantar cara hasta el mejor usuario de la casa. Contar con este título en Nintendo 64 Mini sería todo un privilegio para partidas rápidas con risas garantizadas.

Un sucesor espiritual de Mario RPG que por fin vio Europa

Paper Mario (2000)

Tiene el honor de ser el último videojuego de la franquicia Super Mario en aparecer en la ya casi acabada generación de Nintendo 64. Los desarrolladores fueron unos experimentados por aquella época Intelligent Systems, que marcaron un giro de tuerca a la franquicia trayendo un RPG protagonizado por Mario y con una completa estética de papel. La princesa Peach había vuelto a ser secuestrada por Bowser y el fontanero debería de localizar los Siete Espíritus Estelares para lograr derrotar a su archienemigo una vez más. Incorporaba un sistema por turnos en el que se obligaba a los jugadores a estar pendientes de cada uno de los movimientos, dado que se podía interactuar en los golpes para aumentar su rango o daño. Un juego que fue muy buen acogido por la crítica y que lo alzó como el segundo programa más descargado de la consola virtual de Wii en 2007.

Carreras a máxima velocidad con hasta cuatro jugadores

F-Zero X (1998)

La conducción fue un género poco representado en Nintendo 64 y era mayor la presencia del género arcade que la simulación, con pocos como F-1 World Grand Prix o V-Rally. Siendo algo totalmente distinto a los mencionados anteriormente nos podíamos poner al mando de 30 naves distintas con sus respectivos corredores. Pistas a gran velocidad y que han servido de inspiración a otros referentes de la industria en nuestros días son algunas de las características que mostraba este título encabezado por el Capitán Falcon. En él recorríamos pistas a velocidades de hasta dos mil kilómetros por hora, con configuraciones que definían la nave midiendo su gravedad, dotándola de mayor peso y dirección, por lo que cada jugador podía definir su nave acorde a sus necesidades. Por supuesto, una gran variedad de copas, circuitos y multijugador con hasta cuatro jugadores.

Empezó como un experimento y se convirtió en uno de los mejores juegos de lucha de todos los tiempos

Super Smash Bros. (1999)

Comenzó siendo un experimento de juego de lucha y este proyectó concluyó en el desarrollo culmen de HAL Laboratory en el género. Todos los personajes de la franquicia se reunían para luchar en diversos escenarios y dar multitud de horas a jugadores que exprimieron hasta el más mínimo rincón del título para conseguir sus completos trofeos con curiosidades de Nintendo, obtener los mejores récords y todo el plantel de personajes. Mario, Link, Samus Aran, Capitán Falcon o Ness se unían por primera vez en un videojuego de lucha en dos dimensiones en el que utilizar cada uno sus habilidades, usar objetos del entorno o beneficiarse con cambios del escenario para conseguir la victoria. Ya fuera a vidas o por tiempo, las encarnizadas luchas y las risas estaban a la órden del día.

Ganarse las alas de vuelo era posible con Pilotwings 64

Pilotwings (1996)

Fue uno de los juegos que llegó junto al lanzamiento de Nintendo 64 y actuó como secuela del conocido simulador de vuelo de la consola. Volar en aladelta, conducir una helicóptero o utilizar el rocketbell, conocido también como cohete mochila, desafiaba a los jugadores a realizar distintas pruebas y hacerse con las alas de vuelo. A priori sus pruebas parecían sencillas pero incorporaban una curva de dificultad exigente y al mismo tiempo gratificante. Cada una de las disciplinas incorporaba una serie de misiones que realizar y que dependiendo de la precisión o del tiempo consumido daba una puntuación. A pesar de ser un título para un único jugador si que es guardado con muy buenos recuerdos de muchos jugadores que quieren su regreso.

Fox McCloud regresaba con un impresionante videojuego de acción

Lylatwars – Starfox 64 (1997)

Tras ser uno de los juegos más innovadores de Super Nintendo gracias al uso del chip FX, Fox McCloud volvía al mundo de los videojuegos con una entrega que incorporó numerosas novedades a esta reciente franquicia. La galaxia Lylat volvía a estar en peligros por culpa del malvado Andross y el equipo Star Wolf, por eso nuestros héroes partían desde Corneria para hacer frente a las diversas amenazas de la galaxia atravesando multitud de planetas. Como novedades no sólo se contaba con el uso del Arwing sino que aparecían dos vehículos nuevos, como el tanque Landmaster que recorría por primera vez las fases por tierra y la presencia de un submarino, el Blue Marine que daba la posibilidad de sumergirse y descubrir los fondos marinos del sistema Lylat. ¿Quién no quiere rememorar el mítico “Do a barrel roll”?

Carreras acuáticas con una mecánica de juego sencilla y adictiva

Wave Race 64 (1996)

Tan sólo tiene dos entregas en su haber y para el que os escribe representa un soplo de aire fresco al genero de carreras y conducción. Encabezado por Ryota Hayami, Kawashaki Jetski Wave Race como es conocido en el territorio nipón daba algo diferente, carreras en motos de agua por las playas y sectores marítimos más bellos de Nintendo 64. No sólo consistía en ser el más rápido y llegar a la meta el primero, en el escenario se disponían una serie de bollas que había que atravesar de derecha a izquierda -dependiendo de su color- y ser el primero en cruzar la lína de llegada. Si fallabas cinco quedarías eliminado de unas carreras exigentes para los mejores de los mares. Destacar los efectos del oleaje que podían varias el resultado de las carreras.

Primera aventura de tridimensional que incorporaba su conocido modo multijugador con hasta cuatro jugadores

Bomberman 64 (1997)

Considerado por muchos uno de los mejores de la franquicia de Hudson Soft, Bomberman 64 es el primer juego de la franquicia de este personaje en tres dimensiones y ofrecía una aventura de lo más variopinta. Recorriendo páramos helados, un volcán o unos preciosos jardínes, debíamos atravesar todos esos mundos para salvar el planeta de este personaje de las garras del pirata espacial Artemis, cuyo principal objetivos era el de hacerse con el control de la galaxia. Incorporaba también su clásico modo multijugador que enfrentaba a cuatro jugadores en recintos cerrados y en los que las bombas y los power-ups podían decidir partidas de la manera más inesperada. Partidas de lo más míticas que deseamos revivir en Nintendo 64 Mini.

Las motocicletas más famosas de Nintendo volvieron de manera desapercibida.

Excitebike 64 (2000)

Secuela de uno de los juegos más laureados de NES y que pasó totalmente desapercibido en Nintendo 64. La franquicia de motocross volvía a los videojuegos con una serie de pruebas y con seis personajes seleccionables de distintas nacionalidades. Cada uno de estos tenía ciertas habilidades que le permitían mantenerse en el aire más tiempo, realizar acrobacias más completas o saltos especiales. Las carreras multijugador de Excitebike 64 son muy recordadas pero aún más sus minijuegos, como unos partidos de fútbol con una pelota gigante y vehículos que tienen que empujarlas a la portería. ¿Os suena de algo?

Yoshi regresó a Nintendo 64 con una aventura atípica y diferente

Yoshi’s Story (1997)

Yoshi llegaba a Nintendo 64 pero esta vez en solitario. Shigueru Miyamoto acompañado de Takashi Tezuka trajeron un plataformas atípico, muy diferente a lo que estábamos acostumbrados y que centraba su jugabilidad más en la recolección que en atravesar los niveles de un punto a otro. El dinosaurio de Nintendo se plantaba en la consola de 64 bits dentro de un mundo que Baby Bowser ha convertido en libro, además de esto, este pequeño personaje ha robado el Árbol de la Súper Felicidad. Sies Yoshi, de diferentes colores, tienen que hacer frente a este malvado personaje y recolectar un gran número de frutas dispersas por los niveles para poder llegar al castillo y enfrentarse a Baby Bowser y su siervo, el malvado Kamek.

Rare lanzó una aventura tridimensional del simio más famoso de los videojuegos

Donkey Kong 64 (1999)

Rare fue una compañía muy seria y que dió un fuerte apoyo en Nintendo 64 con grandes juegos y licencias que desgraciadamente ya no pertenecen a la gran N. Donkey Kong protagonizaba su propia aventura tridimensional cargada de contenidos y una gran cantidad de horas por delante. Acompañado por Diddy y tres personajes que debutaban en la saga, Lanky, Chunky y Tiny Kong hacían uso de instrumentos musicales para acceder a sitios que normalmente no podía accederse, contaban con armas propias y habilidades que debían de utilizarse en momentos precisos para poder recolectar las decenas de bananas que se encontraban escondidas por sus extensos niveles. Como hemos dicho anteriormente, Donkey Kong 64 contaba con una gran cantidad de contenidos, entre ellos una recreativa con los míticos Donkey Kong y Jetpack.

Diddy y sus amigos compartieron un gran videojuego arcade de conducción

Diddy Kong Racing (1997)

Mario Kart tenía un serio rival dentro del género de la conducción arcade en Nintendo 64. Rare supo exprimir hasta la última gota de potencia de la consola con un juego en el que recorrer una gran cantidad de pistas de lo más coloristas de tres formas distintas: en coche, por mar a lomos de un hovercraft o en avioneta. Cinco niveles temáticos, carreras contra jefes finales y un multijugador de lo más adictivo le dieron la vitola de máximo rival de Super Mario Kart 64. Uno de los principales problemas de Diddy Kong Racing era su exigente curva de dificultad, dando algunas carreras prácticamente imposibles de superar.

Únete a un equipo de demolición y abre paso a un convoy

Blast Corps (1997)

Quién iba a decir que un equipo de demolición transformado en videojuego iba a ser uno de los superventas de Nintendo 64. Rare propuso algo totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados y acertó de lleno. La premisa era de lo más sencilla, subirnos a una excavadora, un camión de carga, un pequeño coche a reacción o robots gigantes eran la excusa perfecta para demoler edificios y dejar paso a un convoy con una carga muy peligrosa. ¡Cuidado, no te acerques que puede explotar! Hacer las misiones en el menor tiempo posible y al mismo tiempo tener cuidado de no colisionar con este convoy hacían que el nerviosismo y la adrenalina fueran descargadas a partes iguales.

Combates sangrientos y llenos de adrenalina de la mano de Rare

Killer Instinct Gold (1996)

Años atrás nacía en el cerebro de la bestia una leyenda dentro del género de lucha, con permiso de otros como Street Fighter o King of Fighters. Rare creaba Killer Instinct Gold, una franquicia de lucha que retaba a tomar el papel de un amplio elenco de luchadores de diversas nacionalidades y técnicas. Un ninja, una maya, un boxeador profesional, un pirata esqueleto o un robot con conciencia propia eran algunos del reparto. Y nunca mejor dicho, ¡vaya si repartían!, con unas mecánicas que eran exigentes pero al mismo tiempo agradables, realizar combos era cosa muy sencilla. Enfrentarte a tus amigos y elegir tu luchador favorito daban tardes de lo más irrepetibles. ¡Nintendo 64 Mini estaría lista para recibir un C-C-C-Combo Breaker!

007 dejó el pabellón bien alto con este videojuego

Goldeneye 007 (1997)

Y el juego por una vez superó a la película. Es considerado como de unos los mejores shooters de todos los tiempos y lo es por méritos propios. James Bond llegaba a la consola de Nintendo para revivir las hazañas de Goldeneye, película protagonizada por Pierce Brosnan y que representaba el regreso del famoso espía a las pantallas después de varios años de ausencia. Incorporaba una campaña que combinaba acción a raudales, espionaje y mucho suspense a través de varias decenas de misiones con escenarios extensos y tres tipos de dificultad. Pero si por algo marcó época fue por su modo multijugador con cuatro jugadores con partidas totalmente personalizables, la posibilidad de seleccionar a una gran variedad de personajes y definir parámetros de los armas o escenarios. Goldeneye 007 es un título que obligatoriamente debe estar en Nintendo 64 Mini.

Treasure se atrevió con un videojuego 2.5D adelantado a su época

Mischief Makers (1997)

Es otro de esos títulos incomprendidos, quizás demasiado avanzado para la época e innovador, pero que no dejó indiferente a nadie. Desarrollado por Treasure, traía un juego de plataformas de dos dimensiones “y media” y que era protagonizado por la criada robot Marina Liteyears. Su historia nos traslada al papel de este personaje cuyo creador ha sido secuestrado y para ello deberá de hacer frente a 50 niveles dentro del Planeta Clancer, lugar que posee una serie de seres inanimados que ella será capaz de mover a su antojo para derrotar a todos sus enemigos. Quizás su excesiva innovación, ser un juego orientado a un público japonés y coincidiendo en lanzamiento con Yoshi’s Story no ayudó a que se consagrara, pero es guardado con muy buenos recuerdos por los fans de la consola.

Cacería de dinosaurios y alienígenas en Nintendo 64

Turok (1997)

Iguana Entertainment era una de las desarrolladoras más activas en Nintendo 64 y lo demostró trayendo grandes juegos como este shooter en primera persona. Junto al sello de Acclaim contamos con acción, sangre y una historia adulta adaptando los famosos cómics de los años 90. Durante este juego había que introducirse dentro de un misterioso planeta junto a Tal’Set, un nativo americano que viaja a través del tiempo y que debe de proteger al mundo de numerosos peligros, como es el caso del Mundo Perdido, un universo primitivo que es habitado por dinosaurios y alienígenas. Turok daba ese salto de calidad gráfico en la consola además de ofrecer un juego de corte más adulto y serio.

La primera aventura tridimensional de Castlevania

Castlevania (1999)

La saga Castlevania se pasó a las tres dimensiones en Nintendo 64 siendo el primero de la historia de la franquicia en adaptar sus clásicos escenarios a este estilo. Y la verdad es que no le sentó nada mal, la acción desenfrenada junto a los dos protagonistas, Carrie Fernández y Reinhardt Schneider, heredero del látigo de los Belmont, debían atravesar todo tipo de lugares para acabar con esqueletos, murciélagos, vampiros y un mítico esqueleto en motocicleta daban un giro diferente pero innovador a la saga. Una de las curiosidades más conocidas de Castlevania en Nintendo 64 era que contaba con dos finales dependiendo del tiempo que tardases en terminar el juego.

Un homenaje a las películas de Star Wars de la mano de Factor 5

Star Wars: Rogue Squadron (1998)

Siendo uno de los juegos que estrenaba el Expansion Pack de Nintendo 64, pieza que daba un mayor rendimiento a la consola, llegaba otro título de la franquicia de la Guerra de las Galaxias a la consola con una apuesta ganadora. Poniéndote a los mandos de tu X-Wing, A-Wing, Snowspeeder o caza de Naboo debías de visitar muchos de los lugares más conocidos de la saga y rememorar secuencias de las películas de los episodios cuarto, quinto y sexto. Los aficionados guardan con gran recuerdo todos aquellos trucos que se publicaban en revistas que permitían conducir todo un Cadillac o contar con niveles secretos que no se encontraban desde un principio.

La obra maestra del señor Miyamoto que se ha convertido en un clásico atemporal

The Legend of Zelda: Ocarina of Time (1998)

No podía ser de otra manera. La obra cumbre de Shigueru Miyamoto estará en Nintendo 64 Mini. Siendo el primer 40 sobre 40 de la revista japonesa Famitsu y una de las entregas más completas de la saga Zelda, Ocarina of Time cuenta la historia de Link, un joven hyliano que deberá de hacer frente a Ganondorf y salvar a Hyrule una vez más. El manejo del tiempo gracias a la espada maestra dió un soplo de aire fresco a la saga, contando con multitud de templos que resolver, misiones secundarias y secretos que han sido grabados a fuego por los jugadores más veteranos. Eso sí, sería muy bien recibido que este título llegase junto a la modalidad Master Quest, versión lanzada en Nintendo 64DD y que proponía un juego más dificil y exigente. ¡Hey listen!

Continuación de Ocarina of Time con Zelda distinto pero fundamental en cualquier videoteca

The Legend of Zelda: Majora’s Mask (2000)

Es quizás el juego de la saga más atípico y diferente pero guarda un encanto y esencia que pocos tienen. Después de los hechos de Ocarina of Time Link viajará hasta las tierras de Termina. En ella habita Skull Kid, un misterioso personaje que ha robado la máscara de Majora y que ha desatado un mal que puede acabar con el mundo. Tan sólo tenemos 72 horas para impedir que la Luna impacte sobre Termina y acabe con el mundo tal como lo conocemos. Su jugabilidad era realmente innovadora ya que se tenían tres días para terminar la aventura, eso sí, utilizando la ocarina podías volver atrás en el tiempo o incluso hacer que el pasase más lento. Las misiones a través del cuaderno de los Bomber o la recolección de las máscaras son guardadas con muy buenos recuerdos.

Combates y videojuegos de la mano de Nintendo y Game Freak

Pokémon Stadium 1 y 2 (1998 y 2000)

La fiebre Pokémon llegó a Nintendo 64 en los años 1998 y 2000 trayendo consigo la primera y segunda generación de las criaturas creadas por Satoshi Tajiri. La primera entrega incluía un accesorio llamado Transfer Pack, capaz de conectar tu cartucho de Game Boy y poder transferir tus Pokémon al juego y participar en torneos con diferentes normas. Restricciones de niveles, las ligas o el mítico combate seis contra Mewtwo hicieron de Pokémon Stadium un indispensable de este catálogo. La principal tara para que este juego llegue estaría debida a que no habría ninguna manera de transferir tus criaturas, pero volver a disfrutar esos divertidos minijuegos en la actualidad sería rememorar una gran experiencia.

Menciones especiales

Nintendo 64 fue una consola que tuvo un extenso catálogo y se nos quedan muchos juegos en el tintero que podrían aparecer pero que no consideramos tan importantes, dentro de cierto límite, como para formar parte de Nintendo 64 Mini. Sin and Punishment, Resident Evil 2, Hybrid Heaven, Shadowman, Body Harvest, Star Wars: Shadows of the Empire, Pokémon Snap, Mystical Ninja Starring Goemon 1 y 2, Tetris 64, Pokémon Puzzle League, Star Wars: Episode 1 Racer o Battle of Naboo son solo unos cuantos de los cientos de juegos que podrían llegar y deberían ser incluídos. Disfrutar de otros como Banjo-Kazooie, Banjo-Tooie, Conker’s Bad Fur Day o Perfect Dark sería un auténtico sueño, pero por motivos de licencias y la venta de Rare se antoja complicado.

Una consola con mucho que ofrecer

Sea como fuere, Nintendo 64 fue todo un referente en el mundo de los videojuegos y creemos que una selección parecida a la que os ofrecemos desde OneHitGames sería muy bien recibida por muchos jugadores. Esperemos que dentro de unos cuantos meses estas suposiciones se hagan realidad y en muchos hogares disfrutemos de Nintendo 64 Mini.

Redacción: David Cabezas y Lucía Molinés

26 inviernos. 22 años desde que mi madre me dio un mando de NES y comencé en este gran mundo. 10 años en el sector de la prensa del videojuego que tantas alegrías me ha dado.

Lost Password

Sign Up

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies